Alimentación Saludable y Sostenible: un gran reto, una gran oportunidad para Euskadi

La alimentación es una cadena de valor con alcance desde el sector primario al terciario y transversal hacia otros sectores económicos. En su sentido más amplio -incluyendo producción primaria, industria alimentaria, comercio alimentario, restauración y colectividades, turismo gastronómico y transporte alimentario- representa el 10,56% del PIB vasco y da empleo directo en Euskadi a 96.000 personas. El 21% del turismo que visita nuestra tierra lo hace por motivos gastronómicos, y quienes nos visitan contribuyen a la notoriedad internacional de la marca Basque Country como referencia internacional en valores de  calidad e innovación. Pero el sector de la alimentación se enfrenta a importantes retos y tenemos que ser capaces de consolidar nuestro ecosistema en alimentación, de referencia internacional hoy en día pero con posibilidades de alcanzar un liderazgo todavía mayor.

Con estas referencias podemos afirmar que la alimentación es un sector estratégico para la economía de Euskadi y, por tanto, debemos estar muy atentos a las tendencias globales que van a condicionar su desarrollo. El aumento de la población mundial y del poder adquisitivo de los consumidores en las economías emergentes implicará una mayor demanda de alimentos y un encarecimiento de las materias primas, lo que dificultará la competitividad basada en eficiencia. En el caso de Europa y Euskadi, el volumen de consumidores se estanca, el número de ingestas dentro del hogar no crece y la marca de la distribución es la principal vía para llegar al mercado del retail. En consecuencia, la penetración es la única palanca para crecer y ofrecer más momentos de consumo al cliente.

Las tendencias apuntan tres elementos para tener en cuenta: el precio seguirá siendo el factor más determinante y continuaremos en la ‘Era de lo Barato’, habrá mas hogares pero con menos personas, se homogeneizarán los habitos de consumo porque todos tenemos menos tiempo para comprar y cocinar, cada vez se prepararán más comidas en casa con el fin de consumirlas en el lugar de trabajo.

Estamos evolucionando desde la comida tradicional de la familia a una comida dirigida satisfacer las necesidades de la dieta de los miembros individuales. Cada hogar tiene personas con diferentes necesidades nutricionales, diferentes problemas de intolerancias alimentarias o de alergias. Estamos ante la punta de iceberg de lo que nos va a llegar: la personalización de la dieta.

Las personas hemos tomado una mayor concienciación de que la dieta resulta clave para sentirse bien y que es necesario cuidarse desde edades cada vez más tempranas. Las personas somos también conscientes de que la dieta debe adecuarse las necesidades de cada miembro de la unidad familiar. La sociedad está demandando, en definitiva, la personalización de la dieta para cuidarse desde jóvenes y dar respuesta al envejecimiento con nuevos alimentos con aportaciones nutricionales adecuadas a cada momento de la vida.

La ciencia tiene ante sí un gran reto y resulta necesario un gran esfuerzo en investigación para comprender las relaciones entre dieta y salud. Comprender la función del cerebro en relación con la dieta, entender los efectos dietéticos sobre la función inmune e intestinal, comprender la relación entre la dieta y la función metabólica (la obesidad y los trastornos metabólicos asociados) y, no menos importante, entender el comportamiento de los consumidores en relación con la salud, la nutrición y las intolerancias y alergias. Se trata sin duda de una de las grandes prioridades que tiene el sistema de innovación, en el que AZTI lleva trabajando desde hace más de diez años, colaborando con la investigación sanitaria y también con empresas de colectividades, que aportan, sólo en Euskadi, unos 150.000 menús/día a colegios, residencias y comedores colectivos de empresas.

La alimentación de colectividades es un mercado creciente, generador de empleo y valor añadido, con una importante capacidad de tracción de la cadena de valor, especialmente del sector primario y que apuesta por los productos locales de calidad. Se trata de una actividad que cuenta, además, con una cadena de custodia de las más seguras del mundo, que garantiza la seguridad e inocuidad de los alimentos. Estamos ante una gran oportunidad que el sector alimentario vasco no puede dejar pasar.

La cadena de valor de la alimentación en Euskadi integra elementos como la gastronomía y restauración, reconocidos mundialmente. Tenemos la oportunidad de trabajar juntos, de estructurar una sector en todos sus eslabones para, desde la colaboración transversal de toda la cadena, dar respuesta a las necesidades futuras que demanda la sociedad. Tenemos que ser capaces de dar respuesta a la dieta personalizada que precisamos las personas y cubrir otras demandas de los consumidores, como limpieza, facilidad de preparación y que además los alimentos estén ricos y sean saludables. Es una oportunidad para crear nuevos productos, ser más eficientes y sostenibles, generar nueva actividad industrial, nuevos modelos de negocio y atraer inversión y turismo internacional.

El sector de la alimentación tiene una gran oportunidad de crecimiento, pero necesita adaptarse rápidamente a los cambios del entorno, con competidores globales, presión cada vez mayor sobre las materias primas, en un entorno de guerra por el precio en la distribución y con un consumidor cada vez más exigente en prestaciones y menos fiel a las marcas. En este escenario, la clave es innovar en todas las áreas. La innovación en producto es sólo una más y no la trascendental para tener éxito comercial y garantizar la sostenibilidad de las empresas y explotaciones.

El estancamiento del número de habitantes hace más necesario que nunca recurrir a la innovación para crecer. La innovación debe enfocarse ahora en buscar nuevos momentos de consumo. La alimentación es un sector formado sobre todo por micropymes, por lo que resulta necesario sumar y colaborar en crear valor y en competir en valor añadido. La competitividad basada sólo en la eficiencia es una estrategia de corto recorrido y limitada. Sólo la combinación de eficiencia y generación de valor puede garantizar la sostenibilidad del sector alimentario, su crecimiento, liderazgo internacional y que el sector continúe siendo estratégico para Euskadi por su contribución a la economía y al empleo.

 

Cruz Roja y AZTI firman un acuerdo para promover la seguridad en las playas de Gipuzkoa

slider_zarautz

  • Los servicios de salvamento dispondrán, en tiempo real, de información útil relativa a la seguridad del estado de la playa
  • La información recogida por la estación KOSTASystem de Zarautz para el monitoreo del litoral será trasladada al personal de la institución humanitaria.
  • Datos sobre corrientes, oleaje y ubicación de personas o embarcaciones en caso de rescate serán centralizados para todas las playas de Gipuzkoa mediante una aplicación para dispositivos móviles.
  • Los socorristas podrán generar a demanda, mediante la aplicación móvil, imágenes oblicuas promediadas que permitan dar apoyo en la identificación de corrientes en aquellas playas que no disponen de estación fija.

Con el fin de promover la seguridad de las personas usuarias de la playa, Cruz Roja y AZTI han firmado un acuerdo de colaboración que permitirá a los servicios de salvamento disponer de información en tiempo real del estado de la playa y de apoyo para la localización de las corrientes. La información será recogida por la tecnología KOSTASystem, desarrollada por AZTI, que toma imágenes de la costa periódicamente y permite establecer, con gran fiabilidad, patrones sobre el comportamiento de las corrientes y el oleaje, además de aportar datos para precisar con exactitud la ubicación de personas o embarcaciones en caso de rescate.

El centro tecnológico experto en innovación marina y alimentaria ha desarrollado para el personal de salvamento de Cruz Roja una aplicación para dispositivos móviles que les facilita acceder a las imágenes recogidas por la estación KOSTASystem de Zarautz y conocer en tiempo real el estado de la playa, así como identificar zonas de rotura, barras, corrientes de retorno y oleaje, entre otras. El nuevo sistema resulta, además, de gran utilidad, pues da la opción a los socorristas de generar, mediante la aplicación, imágenes oblicuas promediadas a demanda que les apoyen en la identificación de corrientes.

El personal de Cruz Roja, por su parte, se encargará de registrar y volcar en la aplicación todas las incidencias que se produzcan en el arenal, lo que hará posible un mejor análisis del trabajo desarrollado y, por tanto, la propuesta de mejoras en su actividad de salvamento. Técnicos de AZTI se encargarán de formar al personal de la institución humanitaria en el manejo de la aplicación y en el volcado de datos.

KOSTASystemn, tecnología innovadora y de utilidad

El sistema KOSTASystem (www.kostasystem.com) ha demostrado ser una tecnología innovadora de gran utilidad para la gestión del litoral, ya que aporta información de gran interés sobre la erosión de la línea de costa, las barras de arena, las corrientes, la turbidez de las aguas y la densidad de personas usuarias de las playas monitorizadas.

La técnica consiste, básicamente, en la obtención de imágenes fijas mediante cámaras de vídeo, tomadas a intervalos regulares durante un período de tiempo. El conjunto de imágenes captadas en ese tiempo, se integra en una única fotografía y se georreferencia la información obtenida. AZTI tiene actualmente instaladas para este fin estaciones de KOSTASystem en las playas vizcaínas de Mundaka, Bakio y Muskiz, y en las guipuzcoanas de Zarautz y Ondarreta.

Esta línea de trabajo basada en la aplicación de técnicas de video monitorización para la gestión de la seguridad de los arenales surgió inicialmente en 2009 por un convenio de colaboración entre AZTI y Diputación Foral de Bizkaia y, en el marco del mismo, se aplica actualmente a las playas de dicho territorio.

El presente acuerdo con Cruz Roja permitirá extender su uso a Gipuzkoa y con ello a la práctica totalidad de las playas de la comunidad. Asimismo se ha contado con el soporte del Ayuntamiento de Zarautz en la puesta en funcionamiento de la estación video y convocatorias públicas de I+D de la Diputación de Gipuzkoa y fondos europeos POCTEFA (2007-2013) han servido para el desarrollado de algunas de las herramientas en las que se basa el sistema que actualmente se pone en práctica.

Los 35 años del plan integral de saneamiento de Bilbao, han devuelto la vida a la ría y transformado la ciudad

El proyecto “La Magia de la Ría. 35 años generando vida” organizado conjuntamente por el Museo Marítimo Ría de Bilbao, el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia y el centro tecnológico AZTI, con la colaboración de la Diputación Foral de Bizkaia, URA – Agencia Vasca del Agua, el Puerto de Bilbao e Iberdrola, incluye además, paseos en barco, durante los meses de junio, julio, septiembre y octubre, para comprobar el buen estado ambiental de la Ría, guiados por un investigador de AZTI, que explicará cómo son los trabajos de vigilancia ambiental que realizan periódicamente.

La muestra que se abrió al público el pasado jueves, 28 de mayo, recibe al visitante con una estructura que simula un gran colector –tuberías que llevan las aguas residuales a las depuradoras– a lo largo del cual pueden verse fotografías de la Ría, en la década de los 70 y 80. Y es que, a mediados del siglo XIX, el entorno de la Ría inició un fuerte proceso de industrialización basado, principalmente, en la explotación y exportación del mineral de hierro y de la industria siderúrgica.

De ser un pequeño puerto, la Ría de Bilbao se convirtió en uno de los principales focos industriales y comerciales, no solo del Estado, sino también de Europa. En pocos años, la fisonomía y el paisaje del cauce sufrieron una profunda transformación. Sus márgenes se poblaron de fábricas e infraestructuras portuarias y el fuerte movimiento migratorio, propiciado por la necesidad creciente de mano de obra, provocó un rápido crecimiento poblacional del área. Entre 1900 y 1975 la población se cuadruplicó.

A la vez que se producía este desarrollo, las aguas de la Ría empezaban a mostrar una contaminación alarmante. El crecimiento urbano desordenado y la falta de conciencia medioambiental propiciaron el vertido de las aguas residuales –domésticas e industriales– directamente en el estuario, sin ningún tipo de tratamiento previo. La Ría se convirtió en un colector de residuos, donde la vida era imposible. La Ría recibía diariamente 900 toneladas de residuos sólidos procedentes, principalmente, de las explotaciones mineras, 400 toneladas de vertidos ácidos, 80 toneladas de metales, además de compuestos cianurados o compuestos nitrogenados; en definitiva, casi 2.000 toneladas diarias de residuos que la convirtieron en una cloaca sin oxígeno.

PLAN INTEGRAL DE SANEAMIENTO

Uno de los principales objetivos del Plan Integral de Saneamiento del Bilbao Metropolitano fue precisamente la recuperación ambiental de la Ría de Bilbao, para lo cual se fijó un 60% de oxigenación como estándar de calidad de las aguas. El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia puso en marcha a principios de los 80 este programa, que es el proyecto medioambiental más importante llevado a cabo en la CAPV, con una inversión superior a los 1.000 millones de euros.

Más de 300 kilómetros de colectores recogen las aguas residuales de hogares e industrias, y las llevan a las plantas depuradoras, siendo la EDAR de Galindo (Sestao) la pieza clave del sistema de Saneamiento del Bilbao Metropolitano. El resultado es una Ría viva y cada vez más apta para nuevos usos deportivos y náuticos.

Paralelamente a estos trabajos, en 1989 comenzaron a realizarse estudios de seguimiento para evaluar la eficacia de las medidas adoptadas por el Plan Integral de Saneamiento, financiados por el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia y URA – Agencia Vasca del Agua. En este sentido, investigadores del centro tecnológico AZTI, en colaboración con la UPV/EHU, se encargan de llevar a cabo esta labor de vigilancia ambiental. Todos los años se realizan campañas y muestreos para evaluar el estado de la Ría y su evolución, analizando la calidad del agua, los sedimentos, la fauna y la flora.

PASEOS EN BARCO

Precisamente, para comprobar el buen estado ambiental actual de la Ría, esta iniciativa lúdico-divulgativa ofrece también la posibilidad de embarcar junto a un investigador de AZTI, que explicará cómo son los estudios que se realizan periódicamente para conocer el estado del estuario. Estos paseos guiados por la Ría son gratuitos, y se llevarán a cabo durante los meses de JUNIO, JULIO, SEPTIEMBRE y OCTUBRE. La travesía de unas dos horas de duración, tendrá salida y llegada en el muelle del Museo Marítimo, siendo imprescindible hacer una reserva previa, –hasta completar aforo–, en el teléfono 946870402. Ya en las últimas semanas se han distribuido 6.000 trípticos informativos para animar a la ciudadanía a tomar parte en estas actividades.

Por otro lado, con motivo de esta exposición el Museo Marítimo está preparando nuevos talleres didácticos de cara al próximo curso, para que los alumnos y alumnas de los centros escolares comprendan de una manera sencilla el ciclo completo del agua, los procesos de saneamiento imprescindibles para garantizar la sostenibilidad del planeta y la transformación medioambiental de la Ría de Bilbao en las últimas décadas.

Y es que, el efecto más importante del Plan Integral de Saneamiento en la Ría ha sido la recuperación de los niveles normales de oxígeno. De valores cercanos o inferiores al 40% de saturación a comienzos de los años 90, a valores del 90% de saturación actualmente. Hoy en día no hay ninguna zona del estuario con problemas de oxigenación. Del mismo modo, los sedimentos se hayan mucho menos contaminados que hace 30 años. Todo esto ha permitido la presencia de comunidades biológicas en todo el sistema, desde la zona interior de Bilbao hasta el Abra, con más de 60 especies de peces asentadas (lenguado, cabuxino, mojarra, platija, muble, lubina, salmonete, chicharro, anguila…), así como cientos de especies de animales y algas que viven en los sedimentos y en los sustratos rocosos.

Todo este proceso, que se ha prolongado durante más de tres décadas, es el que recoge la exposición “La Magia de la Ría. 35 años generando vida”, que el público podrá visitar en el Museo Marítimo Ría de Bilbao, hasta el 31 de octubre, y que desde el rigor científico, quiere poner el acento en los procesos de depuración de las aguas residuales, como herramienta clave de sostenibilidad, tomando como ejemplo la Ría de Bilbao, cuya recuperación medioambiental ha favorecido también la transformación de la propia ciudad, al aportar un nuevo espacio de esparcimiento y un nuevo motor económico para la Villa.

Growing Young-Envejecer Joven: Dieta personaliza reto de la Ciencia e industria alimentaria


05mayo

  • Expertos internacionales abordarán los dos principales retos marcados por los nuevos consumidores: dieta personalizada para un crecimiento saludable y envejecimiento activo
  • El encuentro propiciará la interacción de los principales agentes implicados en la alimentación con el fin de desarrollar nuevos productos personalizados
  • La innovación de producto desde la mirada del consumidor, de sus preferencias y carácter, será tema de debate.

Fomentar la interacción entre la ciencia y medicina, la industria alimentaria y la gastronomía es el objetivo del congreso Growing Young, ‘Food Science for New Consumer Challenges’, que AZTI organiza los días 26 y 27 de mayo en Bilbao. El certamen supondrá una gran oportunidad de aportar valor al conjunto del sector alimentario y una ocasión idónea para resolver los dos principales retos que plantean los consumidores actuales y futuros: placer y salud, el envejecimiento de la población y la necesidad de productos personalizados. Un selecto grupo de expertos internacionales, entre los que se encuentran catedráticos de medicina y nutrición, investigadores de prestigio mundial en diversas áreas, empresarios innovadores y de otros negocios relacionados con la alimentación, ofrecerán su conocimiento y experiencia con el fin de aportar soluciones a los desafíos de la alimentación.

La industria alimentaria debe que dar respuesta a las nuevas demandas de los consumidores, como enfoque de innovación, nuevas demandas que apuestan por productos saludables, de alta calidad sensorial, adaptados a sus necesidades nutricionales específicas y fáciles de preparar y consumir, entre otras características. Esta demanda hace que la convergencia de ciencia y medicina, gastronomía e industria resulte hoy más necesaria que nunca. Growing Young propiciará este nexo y ofrecerá una visión completa de las tendencias en los consumidores, sus distintos perfiles, necesidades y preferencias, así como los últimos avances en la investigación sobre dieta personalizada y productos funcionales.

Los nuevos alimentos deberán dirigirse a sectores concretos de la población y, en este aspecto, resultarán esenciales los debates que se pretenden originar en el evento. El certamen organizado por AZTI será el marco propicio para presentar los últimos avances científicos para el diseño de productos customizados. El congreso promoverá la creación de nuevas aplicaciones de ingredientes y tecnologías para el diseño de productos innovadores, saludables y específicos; y mostrará el interés de nuevas líneas de negocio en productos alimenticios customizados.

La mayoría de los consumidores, ya sean niños, jóvenes o veteranos, apuestan por la alimentación saludable y específica a su condición y hábitos de vida. El crecimiento saludable y sostenible es la parte nuclear de Growing Young. Por otro lado, las personas mayores de 50 años representan un segmento de la población cada vez más importante. Se trata de consumidores que demandan ávidamente alimentos saludables, con un perfil nutricional adecuado para su edad y evolución, que sean sabrosos y cuyo sabor se adapte a su estilo de vida o evoque a los productos tradicionales. Este público requiere de nuevos productos alimentarios, lo que abre a la industria alimentaria y a su cadena de valor múltiples oportunidades de negocio que serán analizadas en el encuentro.

En esta arena actual, resulta esencial la sinergia entre la investigación médica y las investigaciones alimentaria y gastronómica. Growing Young pondrá de manifiesto la importancia de la convergencia de estas áreas de conocimiento con el fin de conseguir nuevos productos y dietas personalizados que respondan a las preferencias y necesidades de los consumidores.

Expertos de prestigio internacional
AZTI ha seleccionado para Growing Young un plantel de expertos de reconocido prestigio internacional. El certamen contará con la participación de Jeroen Duijvestijn, director gerente de Trendlab, consultoría estratégica sobre innovación y tendencias de consumo; y de Carla Ferreri, investigadora senior en el Consejo Nacional de Investigación de Italia y co-fundadora de Lipinutragen. Los catedráticos de nutrición Gregorio Varela, presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), y José Alfredo Martínez, del Departamento de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Navarra, ofrecerán su visión de las de la importancia de la alimentación en nuestra sociedad y formas de vida y de los descubrimientos científicos para el diseño de dietas y productos personalizados.

La nutrición para la salud y el bienestar en la madurez será el eje central de la conferencia de José Lara, investigador del Centro de Investigación de Nutrición Humana de la Universidad de Newcastle (Reino Unido). Las nuevas oportunidades de negocio que surgen en torno a la nutrición personalizada serán abordadas por Jo Goossens, consultor de estrategia sobre industria alimentaria en ShiftN. Desde la Universidad de Chicago, llegará su director ejecutivo de Programas Internacionales, Emilio Williams, que abordará la atención personalizada de los pacientes.

Especialista en alimentación y tendencias de los consumidores pertenecientes a AZTI, como Sonia Riesco y Clara Talens, tratarán sobre nuevos conceptos alimentarios y la creación de nuevos ingredientes con funcionalidad a media. El grupo de expertos se completa en diversas áreas científicas y de negocio, con Jérémie Lafraire, experto en filosofía y ciencias cognitivas del Instituto Paul Bocuse; Elena Urdaneta, directora de I+D de Basque Culinary Center; Manuel Portero Otín, catedrático de Medicina Experimental de la Universidad de Lleida; Dani Lasa, responsable del Área de Creatividad e I+D de Mugaritz; y Óscar Aragón, director de Hospitales, Clínicas, Mayor y Social de Compass Group.

La Flota Atunera Congeladora lider y referencia mundial en pesca sostenible de tunidos tropicales

orpsatuneras

Ha desarrollado un código de conducta de buenas prácticas a bordo para garantizar la sostenibilidad del recurso y minimizar las capturas accesorias que cuenta con verificación científica independiente de las buenas prácticas

La flota atunera congeladora española, representada por las asociaciones ANABAC y OPAGAC, junto con la Dirección de Pesca del Gobierno Vasco, la Secretaria General de Pesca del MAGRAMA y las instituciones científicas IEO y AZTI han celebrado en las instalaciones de AZTI una reunión de seguimiento del Plan Estratégico de ciencia y tecnología para la gestión sostenible de la pesca de atunes tropicales por los cerqueros congeladores. Con esta reunión, que reafirma la estrecha colaboración histórica entre sector y ciencia, se ha realizado una valoración de los diferentes programas de investigación en marcha, definidas nuevas prioridades en función de las necesidades del sector y marcado prioridades de investigación a corto y medio plazo.

La ciencia ha alcanzado hoy en día una gran importancia en la gestión pesquera. El alto nivel de colaboración del sector con las instituciones científicas y la transparencia existente de toda la actividad de la flota permite que las instituciones científicas puedan desarrollar, de la manera más eficiente posible, su labor independiente de evaluación pesquera. Con ello se contribuye al principal objetivo del Plan Estratégico, que consiste en garantizar la sostenibilidad a largo plazo de los recursos naturales a través de las mejores prácticas de explotación y gestión, sobre la base del mejor conocimiento científico.

Esta colaboración entre todos los agentes ha llevado a la flota atunera congeladora a una posición de liderazgo a nivel internacional, como consecuencia de haber desarrollado en febrero de 2012 el primer código de conducta a nivel mundial sobre buenas prácticas de pesca responsable y liberación de especies asociadas como tiburones y tortugas, a ser también la primera flota en verificar mediante estudios científicos independientes las buenas prácticas sostenibles. Es destacable que este código de conducta se ha implementado mediante la formación y acreditación de todos los patrones de los barcos, más de 300, el embarque voluntario de observadores en el 100% de los barcos atuneros y auxiliares, la implantación de mejores prácticas como el desarrollo de objetos no enmallantes y el diseño de otras mejoras tecnológicas para la liberación y supervivencia de las capturas accesorias, sistemas automáticos de control y verificación.

Los armadores han expresado que el nivel de información del que disponen los científicos de las flotas atunero cerqueras europeas es muy elevado. Por tanto, ello debe redundar en un mejor conocimiento en la evaluación de los distintos stocks atuneros, así como debe servir para contextualizar el impacto de cada una de las artes, lo cual resulta determinante para una gestión adecuada de los túnidos tropicales.

Por último, los armadores han expresado que la gestión responsable de los recursos atuneros es responsabilidad de todas las flotas pesqueras que inciden en estos mismos recursos, ya sean de cerco, palangre, cebo vivo, etc., por lo que es fundamental que se predique un mismo nivel de observancia de las reglamentaciones para todas las artes de pesca atuneras.

Eurest trae a Euskadi su I+D para trasladar a nivel internacional los desarrollos de nuevos alimentos saludables realizados con AZTI

eurest_flanAZTI y la empresa de restauración colectiva Eurest Euskadi, perteneciente a Compass Group, han firmado un acuerdo estratégico de colaboración para la investigación y desarrollo de nuevos productos alimentarios mejorados nutricionalmente, más saludables y que fomenten el uso más activo del producto local.

El acuerdo viene a reforzar la línea de cooperación entre ambas organizaciones, ampliando el trabajo en común a otras propuestas de postres, salsas, cremas y sopas mejorados nutricionalmente. Buena parte de las mismas están dirigidas a colectivos con necesidades nutricionales especiales, como pueden ser las personas de la tercera edad y los niños. En el caso del sector Senior Residencial, la intención es avanzar en el diseño de menús más saludables mediante, por ejemplo, la reducción y/o sustitución de azúcar y grasas saturadas en los productos o aporte de minerales de forma natural.

El acuerdo, de tres años de duración, se marca como objetivo colaborar profesionalmente en relación con la investigación y desarrollo de nuevos productos alimentarios, así como otras investigaciones relacionadas con el desarrollo de procesos más eficientes y sostenibles. Los productos que se obtengan como resultado de este acuerdo serán explotados industrialmente por Eurest Euskadi con carácter exclusivo a nivel estatal.

Las líneas estratégicas en las que se centrarán la investigación y desarrollo del convenio tienen que ver con nuevas técnicas culinarias para el segmento escolar, precocinados saludables, preservación de nutrientes, disminución de tiempos de descongelación, el estudio de mermas de cocinado y el establecimiento de raciones de servicio.

Mediante el convenio, Eurest Euskadi y AZTI unirán sus capacidades y experiencias y trabajarán de forma conjunta en el diseño de nuevos productos de alta calidad y valor nutricionales.  Ambas organizaciones compartirán conjuntamente sus conocimientos y medios técnicos con el fin de investigar y obtener nuevos productos alimenticios.

AZTI y Eurest Euskadi ya iniciaron una vía de colaboración mutua en 2014 con el diseño de líneas de productos, entre ellos el “Cremosín”, que fue presentado en “E@t 105 Kaiona”, uno de los restaurantes que Eurest Euskadi gestiona en el Parque Tecnológico.

Las actuaciones planteadas en este convenio están alineadas con los objetivos del Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2015 del Gobierno Vasco y con la estrategia de especialización RIS3 en el eje de la salud. Sus fines últimos están encaminados a fortalecer la modernización y la capacidad innovadora y creativa de las empresas e impulsar producciones de mayor valor añadido que permitan acceder a mercados de potencial valor superior mediante la investigación y la aplicación de tecnologías.

Eurest Euskadi, por su parte, es la empresa de referencia en el sector de restauración colectiva en el País Vasco, perteneciente a Compass Group Con una plantilla de más de 11.000 personas, Compass Spain opera a través de las marcas comerciales Scolarest, Medirest, Eurest, Vitarest, Eurest Services, Vilaplana Catering y GOW. En el País Vasco, su empresa Eurest Euskadi cuenta entre sus clientes con los principales hospitales de la red de Osakidetza, importantes centros escolares públicos y privados y grandes empresas como Petronor, Vicrila y recientemente la restauración del Parque Tecnológico de Zamudio.

I+D+i en AZTI para disfrutar la magia de comer con todo el sabor, pero muy saludable

Vivimos la paradoja de que en el mundo cada vez hay más población y se incrementa la riqueza, lo que supone una mayor demanda de alimentos, mientras que en Europa y en España la situación es justo al revés. “La población no aumenta sino que envejece, y hay que ofrecer nuevas posibilidades de consumo, porque no somos el mismo consumidor hoy con 30 años que lo que seremos dentro de veinte años, con 50”.

La magia de comer con el mismo sabor de siempre y con la misma textura, pero en formato “muy saludable”, sin grasas, con antioxidantes o enriquecido con proteínas, viene de la mano de la I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), que puede “transformar” alimentos ya existentes o crear nuevos.

Postres ricos y dulces sin grasa; patatas fritas de bolsa “perfectamente sanas”; aperitivos que incorporan verduras y frutas y que además resultan “atractivos” para el consumidor; o bollitos que no aportan calorías son algunos de los productos que pueden hacer las delicias de una población en proceso de envejecimiento, con diabetes o con indicadores altos de colesterol y tensión. “Ese es el reto: crear una comida muy rica, pero adecuada y sanísima. En realidad, estamos hablando de combinar moléculas que luego introducimos en nuestro cuerpo en forma de alimentos”.

Biólogos, bioquímicos, ingenieros, físicos, farmacéuticos y cocineros trabajan en los laboratorios de Azti para conseguir respetar el sabor y la textura de los alimentos, aunque cambien sus componentes, a la vez que intentan evitar los conservantes y estabilizantes y obtener los mismos resultados a través de la temperatura o la presión.

“En el futuro se podrán cocinar productos tradicionales, pero con una formulación perfectamente sana”, estamos hablando de una dieta personalizada adecuada a las necesidades nutricionales o de salud de cada uno de los miembros de la unidad familiar, una dieta de estas características, unida a los avances de la investigación médica, puede llegar a hacer realidad la prevenir y preservar nuestra salud desde la alimentación.

En este momento,  la investigación alimentaria está dirigida a “adecuar” la comida a las necesidades de cada grupo de edad e incluso a elaborar una dieta personalizada, tras hacer una analítica y con la ayuda del conocimiento médico y nutricional. “El reto es saber qué requerimientos específicos tiene cada grupo o persona y, así, combinar ingredientes y aplicar la tecnología para transformar los alimentos o para procesar alimentos que ya son saludables y conseguir que duren más tiempo en la nevera o se cocinen perfectamente en el microondas”.

Tras combinar todos estos elementos, queda por lograr que el producto tenga éxito en el mercado; para ello, el primer paso es organizar “catas” de alimentos con profesionales o con consumidores para averiguar si “gusta” tanto la visión como la textura y el sabor. La creación del producto también conlleva el ajuste de un precio final y la garantía de sostenibilidad de toda la cadena, desde la materia prima hasta los residuos que genera. Por último, no se puede tampoco menospreciar otros  aspectos que buscamos los consumidores cuando compramos un producto, como el tiempo que se tarda en cocinarlo o la comodidad de que ya esté limpio, y por los que estamos dispuesto a pagar “un poco más”.

Innovar para Competir en un mercado global

Estamos inmersos en un orden económico que hace años ha roto definitivamente con el viejo paradigma que ha regido el mundo basado en la escasez y las restricciones derivadas de la naturaleza finita del capital, el trabajo y la mano de obra. Así, el nuevo orden se sustenta sobre los pilares del conocimiento, la innovación, la tecnología y la colaboración entre países y agentes, y desafía abiertamente el orden anterior y su teoría de la escasez porque la economía del conocimiento y la innovación crece y se extiende más cuanto más se usa hasta convertirse en la principal fuente de competitividad real para los países y las regiones.

Uno de los principales retos que tiene Euskadi para generar empleo de calidad, incrementar la riqueza económica y mantener y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos es consolidar una nueva economía industrial basada en el conocimiento. Una apuesta en la que están involucrados los principales países desarrollados como EEUU, Reino Unido, Alemania, etc. Una economía abierta, sostenible, innovadora y tecnológicamente avanzada apalancada en dos pilares, la competitividad de las empresas capaces de ofrecer al mercado productos innovadores y un sistema de I+D+i, especializado, con el tamaño crítico suficiente para desarrollar soluciones de valor y conectado a nivel internacional, que en colaboración permanente con las empresas pueda ayudarles a competir a escala global desarrollando una industria de fabricación (“Thought”, pensada y “made” en parte), exportadora y competitiva a escala internacional.

Estamos frente a un mundo cada vez más interconectado, con un consumidor más reflexivo y con múltiples opciones de elección. En este escenario de incertidumbre, el enfoque en mejorar la competitividad empresarial ha sido uno de los factores clave, ya sea para empresas o instituciones. Competitividad que ha estado marcada mayoritariamente por un objetivo de reducción de los costes de todo tipo, con el fin de lograr precios más competitivos en el mercado. Sin embargo, la reducción de costes es limitada y no hay mucho margen de maniobra en este sentido. El nuevo estadio es la economía de la innovación y el “time to market”, el llegar antes que los demás, y de forma diferenciada, al mercado.

En definitiva, la competencia a través de los costos más bajos debe ser compensada por la innovación de vanguardia en productos, procesos y servicios. No hay otra alternativa para los países con salarios altos y mayores costes de operación.

Hoy en día existen en el mundo más de 300 ciudades más grandes que Euskadi. Además, no disponemos de recursos naturales que nos permitan generar riqueza por su explotación y comercialización, por lo que somos muy dependientes de todo tipo de materias primas, que se encarecerán en el futuro haciéndonos perder competitividad. Vivimos en un mundo urbano. La mitad de la población mundial ya vive en ciudades y genera más del 80 por ciento del PIB global. En 2025 será todavía mayor. El paisaje urbano de la tierra parece ser estable, pero su centro de gravedad está cambiando decisivamente, y a gran velocidad. En los próximos 15 años, la composición del grupo de las principales ciudades cambiará a medida que el centro de gravedad de la población urbana mundial se mueve al Sur y, aún más decisivamente, al Este.

Nuestra capacidad de generar recursos está basada, casi en su exclusividad, en la productividad de las personas y de nuestras empresas. En el nuevo escenario y para un país como Euskadi, que tiene como principal palanca para generar valor el conocimiento de las personas, la innovación es la garantía de supervivencia, ya que es necesaria una adaptación rápida a una coyuntura nueva y desconocida, donde se exige poner en valor las nuevas tecnologías y conocimientos y amortizar las existentes.

Euskadi cuenta con una serie de fortalezas sobre las que poder construir unas sólidas bases de futuro. Por ejemplo, un índice de desarrollo humano del 0,924 (2013) por encima de países como Alemania, Islandia, Dinamarca, Francia o Reino Unido, pero también una industria asentada en sectores con elevado potencial de crecimiento en la economía global, un alto porcentaje de personas con educación terciaria, o su elevado el PIB y renta per cápita que se encuentran a la altura de las regiones más avanzadas de Europa. Sin embargo, también existen una serie de elementos que amenazan la competitividad de nuestras empresas como la brecha en I+D+i frente a países y regiones industriales más avanzados (aunque lideremos la inversión en I+D del Estado: 2,12%/PIB en 2012), los limitados niveles de transferencia tecnológica del sistema y, sobre todo, nuestro bajo nivel de exportaciones de alto nivel tecnológico (debemos dar el salto de líder seguidor a líder tecnológico). El programa de especialización RIS3 liderado por el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad donde se definen las metaprioridades de investigación y desarrollo tecnológico y también una estrategia horizontal de reordenación de la red vasca de ciencia y tecnología que, realizada desde una estrategia compartida con los agentes, contribuirá a minimizar los riesgos.

La innovación, se presenta como una garantía de supervivencia para el reto de construcción de la nueva economía, ya que es un recurso clave para la adaptación de nuestras empresas a la nueva coyuntura. Un nuevo estadio que exige poner en valor nuevas tecnologías y conocimientos de manera recurrente a medida que se van amortizando los avances del pasado. Debemos ser capaces de desarrollar procesos de innovación eficaces y efectivos, además de contar con procesos de generación de conocimiento excelentes, combinados con modelos de negocio capaces de ponerlos en marcha. Modelos que deben ser capaces de evolucionar rápidamente acorde a las exigencias de un mercado globalizado, con clientes y consumidores interconectados donde las distancias y el tiempo se acortan.

La Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación (RVCTI) debe ser una parte importante de la respuesta a estos grandes desafíos de Euskadi. Pero debemos entender que la I+D+i no es un fin en sí mismo, es un instrumento, una herramienta para conseguir dichos objetivos. No podemos equivocar la estrategia con las herramientas. En este sentido, es crítico la articulación y rápida adaptación de la política científica y tecnológica basada en la demanda en términos de propuestas de contribución a estos grandes desafíos a los que nos enfrentamos y definidas en la estrategia RIS3. Porque estos grandes desafíos encierran grandes oportunidades, nos proyectan al futuro y son el mecanismo para unir la inversión en ciencia y tecnología con la generación de bienestar: empleo de calidad, actividad económica e ingresos fiscales para contribuir a la riqueza que necesita nuestro país.

El sistema de innovación debe “innovar” y adaptarse a las nuevas claves competitivas que necesita la sociedad, a través de colocar a las empresas, los emprendedores y las organizaciones generadoras de valor a la sociedad como tractores del sistema. En ser más eficiente, simple y con visión integral racionalizando las estructuras de todo el sistema de innovación y con una gobernanza clara, con capacidad de alinear al sistema hacia los objetivos del País evitando la competencia interna innecesaria, invirtiendo sólo en aquello que genera valor y eliminar lo que sobra, medir de forma continua el valor generado, implementar modelos de negocio innovadores que contemplen desde el diseño hasta el servicio postventa y abierto al mundo e interconectado (aliado) con los mejores.

El peor enemigo que tiene hoy la RVCTI es no saber entender el reto de los próximos años. Crecer no significa nunca duplicar capacidades y competencias. Crecer significa saber especializarse en tecnologías, pero sobre todo en mercados y aportando siempre valor. Lo que no aporta valor aporta coste y nos hace menos atractivos. Crecer significa sobre todo mejorar los resultados científicos, tecnológicos y, especialmente, el impacto económico y social por crear productos y tecnologías competitivas en el mercado capaces de generar retornos y hacer sostenible el sistema.

La innovación no tiene limites, los recortes si.

En este escenario de importantes incertidumbres y crisis económica, la lucha por la competitividad empresarial ha sido una de las palancas clave donde tanto las empresas como las instituciones han puesto el foco. Competitividad que ha venido marcada por un primer objetivo de reducción de costes de todo tipo, con el fin de conseguir unos precios más competitivos en el mercado. Sin embargo, la reducción de costes tiene un límite y en muchas empresas se está o se ha llegado a él, no hay mucho más margen de maniobra en esa dirección.

Conscientes de esta limitación algunas empresas y administraciones han impulsado también medidas de mejora de la competitividad desde otro enfoque. La competencia hoy es feroz, y solo puede esperarse que lo vaya a ser más. La lucha por el precio y la eficiencia han sido hasta ahora el foco, pero y a pesar de la crisis, la nueva batalla será, además, por la innovación en todas las áreas dela organización y el “time to market”. Estamos ante un mundo cada vez más interconectado ante un sistema en red, cada día más complejo y robusto, un consumidor más reflexivo y con múltiples opciones de  elección. Los ahorros de costes por sí solos no hacen las empresas más competitivas. La competencia de costes más bajos debe ser contrarrestada con la innovación de vanguardia en productos, procesos y servicios, no hay otra alternativa para países con altos salarios y mayores costes operativos. La innovación no tiene límites.

AZTI-Tecnalia, primera organización del ámbito de la I+D+i en Euskadi que consigue la certificación ISO 27001:2005 relativa a la seguridad de la información

Nuestro compromiso con la gestión de la calidad como vía a la excelencia se remonta al año 2000, en que implantamos un sistema de gestión de la calidad certificado según la norma ISO 9001 y los resultados siempre han avalado aquella decisión.

Cada vez más, el trabajo que desarrollamos en AZTI se apoya sobre nuestros sistemas de información. Aunque hay un marco legal al respecto, nosotros queremos ir más allá de estas exigencias. Para ello, nos hemos planteado que la información, esté en formato físico (papel) o digital, es un activo crítico dentro de nuestra organización. No estamos hablando solamente de “tener antivirus en nuestros equipos”, la seguridad de la información es un concepto amplio que abarca desde la definición adecuada de procedimientos hasta el grado de disponibilidad de nuestros servicios. Esto es lo que certifica la norma ISO 27001:2005.

En 2007, AZTI inició, dentro de un proyecto desarrollado por la Corporación Tecnalia, la implementación de buenas prácticas enfocadas a garantizar la seguridad de la información que manejamos. A raíz de este proceso de mejora continua, AZTI decidió iniciar en 2011, el proyecto de certificación en la norma ISO 27001:2005, proyecto que culminó con éxito en el mes de noviembre, tras superar la auditoría de certificación correspondiente.

Con la norma ISO 27001:2005, el estándar internacionalmente reconocido para la seguridad de la información, AZTI adquiere un gran compromiso en cuanto a la protección de la información que maneja, así como de todos aquellos sistemas que intervienen en su gestión, a través de la adopción de políticas y procedimientos adecuados a los estrictos requisitos de la norma.

El cumplimiento de la norma ISO 27001:2005 garantiza la seguridad de la información a través del cumplimiento de las leyes y reglamentos correspondientes, la identificación continua de riesgos, la implementación de controles tecnológicos y físicos, la continuidad del negocio, la recuperación en caso de desastre y la sensibilización continua de las personas sobre temas de seguridad, entre muchos otros aspectos.

Asimismo, confirma la implantación exitosa de los elementos de seguridad que garantizan la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información de nuestra organización.