AZTI concede becas a siete licenciados universitarios para desarrollar su doctorado

  • 06_La duración de la beca es de cuatro años
  • El objetivo  es promover la cualificación profesional de los jóvenes y la investigación

Con el objetivo de contribuir a la cualificación profesional de las personas jóvenes, facilitar su inserción laboral y de promover el desarrollo de nuevo conocimiento científico y la investigación,  AZTI ha seleccionado a siete personas para formar parte de su programa de ayudas a la formación de jóvenes investigadores. Los licenciados universitarios elegidos, pertenecientes a diferentes especialidades, disfrutarán de una becade cuatro años de duración destinada a obtener el doctorado.

 Las áreas  de Investigación Marina donde desarrollarán su especialización estos jóvenes investigadores son las siguientes:

  • Nuevos sensores de acústica.
  • Análisis de impacto bio-económico de medidas de gestión en la flota de bajura vasca.
  • Efectos de la restauración de sistemas acuáticos marinos en la recuperación de bienes y servicios ecosistémicos.
  • Engorde en mar abierto de ostra plana (Ostrea edulis) y japonesa (Crassostrea gigas) en el contexto bio-económico de la costa vasca.
  • Mitigación de capturas no deseadas en la pesca con Dispositivos Concentradores de Peces (DCPs) y desarrollo de la metodología para la estimación de un índice de abundancia empleando acústica submarina.

Las especialidades en Investigación Alimentaria son:

  • Diseño de alimentos para dietas personalizadas.
  • Obtención de proteínas de uso alimentario mediante bioconversión.

Las personas que disfrutarán de la beca cuentan con titulaciones universitarias en Biología, Ciencias del Mar, Bioquímica, Ciencia y Tecnología de los alimentos, Matemáticas, y Ciencias ambientales.

Eurest trae a Euskadi su I+D para trasladar a nivel internacional los desarrollos de nuevos alimentos saludables realizados con AZTI

eurest_flanAZTI y la empresa de restauración colectiva Eurest Euskadi, perteneciente a Compass Group, han firmado un acuerdo estratégico de colaboración para la investigación y desarrollo de nuevos productos alimentarios mejorados nutricionalmente, más saludables y que fomenten el uso más activo del producto local.

El acuerdo viene a reforzar la línea de cooperación entre ambas organizaciones, ampliando el trabajo en común a otras propuestas de postres, salsas, cremas y sopas mejorados nutricionalmente. Buena parte de las mismas están dirigidas a colectivos con necesidades nutricionales especiales, como pueden ser las personas de la tercera edad y los niños. En el caso del sector Senior Residencial, la intención es avanzar en el diseño de menús más saludables mediante, por ejemplo, la reducción y/o sustitución de azúcar y grasas saturadas en los productos o aporte de minerales de forma natural.

El acuerdo, de tres años de duración, se marca como objetivo colaborar profesionalmente en relación con la investigación y desarrollo de nuevos productos alimentarios, así como otras investigaciones relacionadas con el desarrollo de procesos más eficientes y sostenibles. Los productos que se obtengan como resultado de este acuerdo serán explotados industrialmente por Eurest Euskadi con carácter exclusivo a nivel estatal.

Las líneas estratégicas en las que se centrarán la investigación y desarrollo del convenio tienen que ver con nuevas técnicas culinarias para el segmento escolar, precocinados saludables, preservación de nutrientes, disminución de tiempos de descongelación, el estudio de mermas de cocinado y el establecimiento de raciones de servicio.

Mediante el convenio, Eurest Euskadi y AZTI unirán sus capacidades y experiencias y trabajarán de forma conjunta en el diseño de nuevos productos de alta calidad y valor nutricionales.  Ambas organizaciones compartirán conjuntamente sus conocimientos y medios técnicos con el fin de investigar y obtener nuevos productos alimenticios.

AZTI y Eurest Euskadi ya iniciaron una vía de colaboración mutua en 2014 con el diseño de líneas de productos, entre ellos el “Cremosín”, que fue presentado en “E@t 105 Kaiona”, uno de los restaurantes que Eurest Euskadi gestiona en el Parque Tecnológico.

Las actuaciones planteadas en este convenio están alineadas con los objetivos del Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2015 del Gobierno Vasco y con la estrategia de especialización RIS3 en el eje de la salud. Sus fines últimos están encaminados a fortalecer la modernización y la capacidad innovadora y creativa de las empresas e impulsar producciones de mayor valor añadido que permitan acceder a mercados de potencial valor superior mediante la investigación y la aplicación de tecnologías.

Eurest Euskadi, por su parte, es la empresa de referencia en el sector de restauración colectiva en el País Vasco, perteneciente a Compass Group Con una plantilla de más de 11.000 personas, Compass Spain opera a través de las marcas comerciales Scolarest, Medirest, Eurest, Vitarest, Eurest Services, Vilaplana Catering y GOW. En el País Vasco, su empresa Eurest Euskadi cuenta entre sus clientes con los principales hospitales de la red de Osakidetza, importantes centros escolares públicos y privados y grandes empresas como Petronor, Vicrila y recientemente la restauración del Parque Tecnológico de Zamudio.

AZTI presenta el mapa de relieve del fondo marino de la costa frente a Hondarribia

fondo_hondarribiaAZTI ha presentado el mapa de relieve del fondo marino frente a la costa de Hondarribia, un material de alta calidad y precisión que será de gran utilidad para las actividades pesqueras y de ocio, como el submarinismo, el surf o la pesca recreativa. El material presentado hoy forma parte de un proyecto destinado a cartografiar toda la plataforma continental situada frente a la costa vasca, detallando los puntos más destacados, como afloramientos rocosos, cañones submarinos o pecios. El trabajo  realizado AZTI y ha contado con el apoyo del Gobierno Vasco.

El mapa podrá adquirirse por internet en la tienda.azti.es/

Este mapa muestra  el relieve del fondo marino y la batimetría correspondientes al tramo costero del término municipal de Hondarribia, desde la costa hasta una profundidad de 95 m en su parte occidental y 50 m en la oriental. La carta se centra en la Sierra de Jaizkibel y la continuidad de la parte emergida bajo el mar. Se observan diferentes estructuras geomorfológicas producto de las variaciones del nivel del mar pudiendo destacar una antigua línea de costa próxima a los 35 m y una antigüedad de 6000-8000 años así como diversos paleocauces frente a las principales calas de esta sierra.

La información obtenida en este estudio ha servido para clasificar los diferentes fondos marinos en función de la composición de sus sedimentos, diferenciando entre gravas, arenas y fangos y los diferentes matices intermedios. Igualmente, se han detallado geográficamente las zonas de pesquería artesanal y los fondos marinos donde ésta se lleva a cabo.

El conocimiento de las características de los fondos resulta una información básica para conocer y predecir la distribución de los hábitats así como inferir cuál será el impacto del cambio climático en los hábitats y en los procesos geomorfológicos que afectarán a los estuarios y arenales de nuestras costas. Además, la legislación vigente obliga a la caracterización morfológica de los fondos marinos y los hábitats con el fin de tomar las medidas necesarias para su protección y gestión.

Usos y sectores beneficiados

Los mapas de relieve de los fondos son de gran utilidad para todos los sectores marinos, incluyendo el salvamento y socorrismo, la investigación y el ocio, con una gran posibilidad de aplicaciones en sectores y actividades diversas:

  • Pesca recreativa
  • Simulaciones para navegación
  • Ayuda en la preparación de rutas marinas o inmersiones deportivas
  • Información para surfistas sobre rompientes de olas
  • Investigación oceanográfica y pesquera
  • Procesos geomorfológicos (por ejemplo, para medir el impacto del cambio climático en arenales y estuarios)
  • Seguimiento de dragados y vertidos
  • Como elemento decorativo y/o de regalo

Sonda Multihaz

AZTI ha utilizado para la investigación una Ecosonda Multihaz. Esta tecnología permite, mediante un haz de múltiples pulsos acústicos, reproducir la topografía de los fondos en zonas de estudio muy amplias y con una altísima definición. Además de precisión, se gana en rapidez, lo que se traduce en un significativo ahorro del esfuerzo de muestreo. La embarcación utilizada para los trabajos de campo dispone de mucha maniobra y poco calado, y por tanto, resulta especialmente adecuada para realizar muestreos cerca de la costa y en puertos y estuarios.

I+D+i en AZTI para disfrutar la magia de comer con todo el sabor, pero muy saludable

Vivimos la paradoja de que en el mundo cada vez hay más población y se incrementa la riqueza, lo que supone una mayor demanda de alimentos, mientras que en Europa y en España la situación es justo al revés. “La población no aumenta sino que envejece, y hay que ofrecer nuevas posibilidades de consumo, porque no somos el mismo consumidor hoy con 30 años que lo que seremos dentro de veinte años, con 50”.

La magia de comer con el mismo sabor de siempre y con la misma textura, pero en formato “muy saludable”, sin grasas, con antioxidantes o enriquecido con proteínas, viene de la mano de la I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), que puede “transformar” alimentos ya existentes o crear nuevos.

Postres ricos y dulces sin grasa; patatas fritas de bolsa “perfectamente sanas”; aperitivos que incorporan verduras y frutas y que además resultan “atractivos” para el consumidor; o bollitos que no aportan calorías son algunos de los productos que pueden hacer las delicias de una población en proceso de envejecimiento, con diabetes o con indicadores altos de colesterol y tensión. “Ese es el reto: crear una comida muy rica, pero adecuada y sanísima. En realidad, estamos hablando de combinar moléculas que luego introducimos en nuestro cuerpo en forma de alimentos”.

Biólogos, bioquímicos, ingenieros, físicos, farmacéuticos y cocineros trabajan en los laboratorios de Azti para conseguir respetar el sabor y la textura de los alimentos, aunque cambien sus componentes, a la vez que intentan evitar los conservantes y estabilizantes y obtener los mismos resultados a través de la temperatura o la presión.

“En el futuro se podrán cocinar productos tradicionales, pero con una formulación perfectamente sana”, estamos hablando de una dieta personalizada adecuada a las necesidades nutricionales o de salud de cada uno de los miembros de la unidad familiar, una dieta de estas características, unida a los avances de la investigación médica, puede llegar a hacer realidad la prevenir y preservar nuestra salud desde la alimentación.

En este momento,  la investigación alimentaria está dirigida a “adecuar” la comida a las necesidades de cada grupo de edad e incluso a elaborar una dieta personalizada, tras hacer una analítica y con la ayuda del conocimiento médico y nutricional. “El reto es saber qué requerimientos específicos tiene cada grupo o persona y, así, combinar ingredientes y aplicar la tecnología para transformar los alimentos o para procesar alimentos que ya son saludables y conseguir que duren más tiempo en la nevera o se cocinen perfectamente en el microondas”.

Tras combinar todos estos elementos, queda por lograr que el producto tenga éxito en el mercado; para ello, el primer paso es organizar “catas” de alimentos con profesionales o con consumidores para averiguar si “gusta” tanto la visión como la textura y el sabor. La creación del producto también conlleva el ajuste de un precio final y la garantía de sostenibilidad de toda la cadena, desde la materia prima hasta los residuos que genera. Por último, no se puede tampoco menospreciar otros  aspectos que buscamos los consumidores cuando compramos un producto, como el tiempo que se tarda en cocinarlo o la comodidad de que ya esté limpio, y por los que estamos dispuesto a pagar “un poco más”.

Eficiencia vs Valor Añadido: oportunidades o un dilema para competir en la industria alimentaria

Después de varios años recesión económica y con reducción importante del consumo interno y, especialmente, con una menor disponibilidad de dinero por parte de los clientes, la industria alimentaria ha apostado de manera generalizada por competir en base a la eficiencia, es decir, reduciendo los costes, pero no ya hay mucho margen para disminuir costes y profundizar en la competencia basada en la eficiencia, salvo que se ponga en riesgo la calidad de los productos.

A nivel global se están produciendo tendencias que no pueden dejar de observarse por su rápida implantación e impacto local. El aumento de la población mundial y del poder adquisitivo de los consumidores en las economías emergentes, es casi el poder adquisitivo actual de Europa occidental, implicará una mayor demanda de alimentos y encarecimiento a nivel global de las materias primas lo cual dificultará la competitividad basada en eficiencia.

Sin embargo, nivel europeo y de España, en particular, el volumen de consumidores se estanca, el número de ingestas dentro del hogar no crece y la marca de la distribución es la principal vía para llegar al mercado del retail. En consecuencia, la penetración es la única palanca para crecer ofreciendo más momentos de consumo al cliente.

Además, vivimos en un mundo urbano, la mitad de la población mundial ya vive en ciudades, lo que genera más del 80 % del PIB global. Sólo 600 centros urbanos, con una quinta parte de la población mundial, generan el 60 % del PIB mundial. En 2025 será todavía mayor. Este escenario nos ofrece oportunidades de consumo y generar valor añadido, ya que compramos algo más que alimentos: limpieza, tiempo, comodidad, salud, etc.. Las necesidades del consumidor son cada vez más fragmentadas y el consumidor en si mismo es más reflexivo, exigente y demanda transparencia y conocimiento sobre lo que consume.

Los mercados están cada vez más interconectados, por lo que no sólo nos debe preocupar la competencia local, sino los competidores globales que llegan directamente a nuestros mercados con productos más innovadores, con más calidad o a mejor precio, haciendo que la eficiencia sea clave, pero el valor añadido también para poder diferenciarse de los competidores globales.

La industria alimentaria tiene oportunidades de crecimiento pero necesita adaptarse continuamente a los cambios del entorno, con competidores globales, presión cada vez mayor sobre las materias primas, en un entorno de guerra por el precio en la distribución y con un consumidor cada vez más exigente en prestaciones y menos fiel a las marcas. En este escenario la clave es innovar en todas las áreas de la organización empresarial. La innovación en producto es sólo una más y no la trascendental para tener éxito comercial y garantizar la sostenibilidad de la empresa. El no crecimiento de la población hace más necesario que nunca recurrir a la innovación para crecer. La innovación enfocada a ganar penetración a través de la búsqueda de nuevos momentos de consumo.

 

La innovación no tiene limites, los recortes si.

En este escenario de importantes incertidumbres y crisis económica, la lucha por la competitividad empresarial ha sido una de las palancas clave donde tanto las empresas como las instituciones han puesto el foco. Competitividad que ha venido marcada por un primer objetivo de reducción de costes de todo tipo, con el fin de conseguir unos precios más competitivos en el mercado. Sin embargo, la reducción de costes tiene un límite y en muchas empresas se está o se ha llegado a él, no hay mucho más margen de maniobra en esa dirección.

Conscientes de esta limitación algunas empresas y administraciones han impulsado también medidas de mejora de la competitividad desde otro enfoque. La competencia hoy es feroz, y solo puede esperarse que lo vaya a ser más. La lucha por el precio y la eficiencia han sido hasta ahora el foco, pero y a pesar de la crisis, la nueva batalla será, además, por la innovación en todas las áreas dela organización y el “time to market”. Estamos ante un mundo cada vez más interconectado ante un sistema en red, cada día más complejo y robusto, un consumidor más reflexivo y con múltiples opciones de  elección. Los ahorros de costes por sí solos no hacen las empresas más competitivas. La competencia de costes más bajos debe ser contrarrestada con la innovación de vanguardia en productos, procesos y servicios, no hay otra alternativa para países con altos salarios y mayores costes operativos. La innovación no tiene límites.

Euskadi escribe para la UE el guión de la política industrial de las regiones · ELPAÍS.com

Euskadi, con la mitad del paro que el resto de España, tiene una industria que aporta el 28% al PIB, ocho puntos más que la media de la UE y el doble que la del resto de España

vía Euskadi escribe para la UE el guión de la política industrial de las regiones · ELPAÍS.com.

¿Como podemos hacer una organización más eficaz?

La estructura tradicional de las empresas es el organigrama, el cual establece la estructura organizativa y las relaciones jerárquicas. Sin embargo, el organigrama no muestra el funcionamiento de la empresa, las responsabilidades, los aspectos estratégicos, los flujos de información ni la comunicación interna entre las personas de la organización. En esta estructura piramidal las decisiones están en muy pocas personas y las demás están esperando a que se les informe de sus cometidos y no desarrollan todas sus capacidades y creatividad. Esto ha sido y continua siendo lo habitual en muchas organizaciones, ya que se nos ha formado para que pensemos que las cosas son así y esa es la imagen habitual que tenemos de una organización.

Las principales ineficiencias de estas organizaciones son que no se aprovecha el potencial de todas las personas, no se conoce lo que aporta valor a los clientes y los objetivos son generalmente locales (departamentales), perdiendo la visión de los objetivos generales de la empresa y provocando la falta de implicación del personal que compone la organización.

Para construir o para conseguir que una organización sea diferente es necesario dar un giro de 180º y cambiar las necesidades internas de los departamentos por las necesidades de los grupos de interés: clientes, personas, socios, etc., es decir, poner la visión del “cliente” sobre nosotros en primer lugar, observar qué le da valor y eliminar aquello que no añade valor. La metodología que nos permite dar este cambio es la Gestión por Procesos.

La gestión por procesos es conseguir que la empresa se organice alrededor de las actividades que generan valor para los grupos de interés, independientemente de a qué departamento pertenezcan. En cualquier proceso de generación de valor están involucrados diferentes departamentos y personas de la organización. Podemos pensar, por ejemplo, en el ciclo de vida de un reproyecto con un cliente: la satisfacción del cliente dependerá de entregar lo que nos demanda, cumplir sus especificaciones y cerrar el ciclo con la facturación y cobro del servicio prestado. En todas esas acciones están involucradas muchas personas de diferentes áreas de la organización, y, si no se coordinan, se comunican e informan de manera eficiente para satisfacer la demanda del cliente, lo más probable es que se produzcan fallos y el cliente quede insatisfecho por algún motivo.

Con la gestión por procesos se consigue que todas las personas que intervienen en ellos sean conscientes de la importancia de su trabajo y busquen cómo aportar valor a lo que hacen, cómo mejorar su operativa, cómo ser más eficientes, qué medir, cómo controlar y qué cambiar del proceso para mejorarlo. El objetivo no es satisfacer a un “jefe” sino al “cliente” que nos demanda algo, que nos valora, que nos mide, …

Algunos de los beneficios de la gestión por procesos son:

– Mejora la competitividad de la empresa, ya que se mejora la eficiencia y la eficacia e involucra a todas las personas en la consecución de los objetivos de la organización.
– Se identifican las necesidades del “cliente” tanto interno como externo y orienta la empresa hacia su satisfacción.
– Promueve la mejora continua de los procesos.
– Se pasa de una mentalidad de “lo que hacemos” a “qué y para quién lo hacemos”.

Pero hay que ser realistas, el camino no es fácil y exige unos cambios de hábitos y comportamiento muy arraigados en la cultura de las personas:

– Hay que orientar la empresa hacia el exterior (hacia el cliente) y no hacia el interior (necesidades internas).
– Orientación hacia resultados en contraposición a “cumplir el expediente”.
– Procesos y clientes dominan frente a departamentos y jefes.
– Participación, responsabilidad y apoyo frente a jerarquía y control.
– Todo lo que no aporta valor, hay que eliminarlo.

AZTI-Tecnalia es, entre las empresas españolas, la organización número 59 que más invierte en I+D

El centro tecnológico AZTI-Tecnalia, se encuentra en el puesto número 59 del total de 13.603 empresas y organizaciones que realizan actividades de I+D en todo el territorio nacional, según la última Encuesta sobre Innovación Tecnológica en la Empresas, realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Dentro de la comunidad autónoma del País Vasco, donde AZTI-Tecnalia tiene su sede, ocupa el puesto número 11.

Modelo de economía sostenible: crecimiento y generación de valor a la sociedad incluso en tiempo de crisis

AZTI-Tecnalia es una clara referencia del modelo económico sostenible basado en el conocimiento y en la I+D+i. Un centro tecnológico con una clara y definida apuesta por transformar el conocimiento en valor a través de crear nuevos productos, tecnologías y servicios para el mercado.

Este modelo económico sostenible ha demostrado su viabilidad al contribuir a la creación de valor a la sociedad mediante la generación sostenida y mantenimiento de puestos de trabajo durante los últimos 30 años. En la actualidad cuenta con 213 científicos y técnicos en plantilla y otros 47 personas haciendo tesis doctorales. Durante los dos últimos ejercicios, marcados por la grave crisis internacional, el centro ha creado un total de 24 empleos, que se incrementan a 40 en los últimos cinco años. La inversión en I+D realizada en ese periodo ha sido de 24 millones de euros y la facturación durante el 2010 ha alcanzado los 18,3 millones de euros. Ha promovido, además, la creación de 4 nuevas empresas de base tecnológica,  que han movilizado una inversión de 21 millones de euros y han generado más de 100 nuevos empleos.

La creación de valor también se materializa mejorando la competitividad de la industria alimentaria y del sector pesquero. Según las estimaciones del mismo estudio, por cada euro invertido por el centro en materia de I+D, el sector alimentario moviliza 15 euros,  lo cual ha supuesto, inversiones y actividad por valor de 419 millones de euros y 118 millones de euros en ingresos fiscales, así como la creación de 712 empleos durante los últimos 10 años.

Así mismo, por cada euro que invierte AZTI-Tecnalia en I+D, el sector pesquero moviliza siete euros. La labor desarrollada por el centro en relación con la pesca ha generado inversiones y actividad en el sector por valor de 143 millones de euros durante ese período de tiempo.

Con el objeto de afrontar los retos que se presentan a la industria alimentaria y al sector pesquero, y de garantizar una respuesta eficaz a los mismos, AZTI-Tecnalia está centrando sus esfuerzos en llevar a cabo proyectos con un denominador común: la innovación en todos los procesos. Para realizar este objetivo, el centro tecnológico apuesta por implantar la innovación en toda la cadena de valor, innovación para:

ü  Rebajar los costes de producción

ü  Mantener la cuota de mercado

ü  Extender la gama de productos

ü  Abrir nuevos mercados

ü  Mejorar la flexibilidad de la producción

ü  Mejorar las condiciones de trabajo,

ü  Reducir los daños al medio ambiente.

Esta innovación que propone AZTI-Tecnalia tiene al consumidor como eje central y responde a las tendencias de consumo del mercado, con un servicio integral que incluye los planes de innovación (vigilancia de mercado, tecnología y ayudas a la I+D), la definición y desarrollo de prototipos, hasta llegar a la definición de nuevas líneas de trabajo y tecnologías.

El hecho de que el INE haya situado a AZTI-Tecnalia en el puesto 59 de las empresas y organizaciones españolas avala la decidida apuesta de este centro tecnológico por colocarse en lo más alto del sector de la investigación.

La marca AZTI-Tecnalia repite liderazgo en los estudios de notoriedad de agentes tecnológicos en 2010

Construir marca es construir y consolidar vínculos entre individuos, en nuestro caso con los grupos de interés que tenemos definidos. El propósito de estos vínculos no es otro que el de participar de algo común, es decir, crear una comunidad.

Todos participamos y contribuimos a hacer realidad cada día la promesa que la marca AZTI-Tecnalia significa: un modelo diferenciado de hacer las cosas, una actitud, una manera de ser distinta, la de AZTI-Tecnalia.

Según el último estudio realizado sobre posicionamiento y notoriedad de la Corporación Tecnalia, en 2010 la marca AZTI-Tecnalia aparece entre los dos primeros puestos de un total de 20 como agente o proveedor tecnológico y es líder en los sectores alimentario y marino.

El estudio se ha llevado a cabo entre clientes, potenciales clientes y líderes de opinión mediante 560 encuestas a empresas de diferentes sectores y 26 entrevistas a nivel de la CAPV y Estado.

Los estudios de notoriedad y posicionamiento nos ayudan a conocer si los atributos y valores que hemos definido para AZTI-Tecnalia como marca están siendo percibidos correctamente por nuestros grupos de interés. Medir nos ayuda a conocer la realidad y nos sirve para mejorar.

Lo que este estudio nos confirma es que estamos haciendo las cosas bien: se nos reconoce como marca y como una manera de hacer las cosas alineada con la estrategia de diferenciación basada en innovación, especialización y calidad, tal y como lo hemos definido en nuestro Plan Estratégico.

La marca AZTI-Tecnalia es líder en los sectores alimentario y marino, con un posicionamiento y notoriedad que encabeza los listados y que nos sitúa en primer lugar frente al resto de Centros Tecnológicos en la CAPV y entre los 3 primeros puestos en el Estado.