AZTI consigue un contrato internacional de 4 M€ y lidera una de las campañas de marcado científico de atún más importantes de las realizadas en el Atlántico

Captura

 

  • Se marcarán un total de 44.000 ejemplares de listado, rabil y patudo.
  • Esta campaña ha sido lanzada por la Comisión Internacional para la conservación del Atún Atlántico (ICCAT) y se enmarca dentro del Programa de Marcado de Atunes en el Océano Atlántico.
  • AZTI liderará un consorcio internacional en el que participan centros de investigación de seis países europeos y africanos.
  • La campaña comenzará en el mes de julio y cuenta con un presupuesto de cuatro millones de euros.
  • Con el objetivo de seguir generando actividad económica y empleo en Euskadi, AZTI ha impulsado la participación de la empresa armadora vasca San Juan de Dios, C.B, que tendrá un papel importante en la campaña.
  • La información recabada servirá para gestionar de forma sostenible la pesca de  las tres especies de atunes tropicales.

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, por sus siglas en inglés) ha puesto en marcha el Programa de Marcado de Atunes en el Océano Atlántico (AOTTP, por sus siglas en inglés), financiado por la Unión Europea y otros socios de ICCAT. En el marco de este macro proyecto que supone una de las campañas de marcado de túnidos más importantes realizadas en estas aguas hasta la fecha, AZTI ha sido elegido para liderar una campaña que tiene como objetivo marcar 44.000 atunes en el océano Atlántico (una tercera parte del total a marcar a en proyecto de AOTTP). El centro tecnológico vasco se pondrá al frente de un consorcio internacional en el que participan centros de investigación marina y expertos de Costa de Marfil, Ghana, Senegal, España (Canarias), Francia, Portugal (Azores), Cabo Verde y Estados Unidos. La aprobación de este programa pone de manifiesto la proyección internacional de AZTI como entidad de referencia en el estudio de los recursos marinos y, especialmente, en materia de túnidos. El proyecto cuenta con un presupuesto de cuatro millones de euros, financiados mayoritariamente por la Unión Europea a través de ICCAT, y comenzará el próximo mes de julio.

Investigadores de AZTI se pondrán al frente del consorcio internacional para llevar a cabo el marcado de atunes tropicales en cuatro áreas del Atlántico: África Noroccidental, golfo de Guinea, islas Canarias, e islas Azores y Madeira. El programa comenzará en julio en aguas de Senegal, Mauritania, Marruecos, Cabo Verde y Guinea Bissau, donde se colocarán un total de 11.000 marcas durante tres meses. De junio a enero de 2017, miembros del Instituto Español de Oceanografía (IEO) marcarán un total de 6.500 atunes en aguas de las Islas Canarias. De junio a octubre, investigadores del Instituto del Mar (IMAR, Portugal) colocarán 4.500 marcas en la zona de las islas Azores. En otoño, la investigación se trasladará al golfo de Guinea, entre Guinea Conakry y el norte de Angola, donde se pondrán 22.000 marcas. Todo ello bajo la coordinación de los investigadores de AZTI.

El gran número de marcas colocadas en ejemplares de rabil, listado, patudo así como dos escómbridos menores (bacoreta y peto) pone de manifiesto la dimensión y trascendencia del programa, que servirá para conocer sus movimientos y migraciones, la estructura del stock, el tamaño de la población y el comportamiento de las distintas especies de atunes. Estos datos servirán para mejorar elasesoramiento científico  a los países costeros de las zonas de estudio y del conjunto del Océano Atlántico.

La información recopilada ayudará a adoptar medidas de conservación adecuadas que permitan una gestión sostenible de los recursos de los atunes tropicales del Atlántico y, por tanto, una gestión adecuada de las pesquerías. Asimismo, servirá para reforzar el crecimiento económico y la seguridad alimentaria de los países costeros del Atlántico.

El consorcio internacional de centros de investigación marina que participan en el programa está liderado por AZTI y se completa con el Instituto Español de Oceanografía (IEO), Centro de Investigaciones Oceanográficas de Dakar Thiaroye CRODT (Senegal), el Centro de Investigaciones Oceanológicas CRO-CI (Costa de Marfil), el Instituto del Mar IMAR (Portugal), la División de Investigación de Pesquerías Marinas MFRD (Ghana), el Instituto Nacional de Desarrollo Pesquero INDP (Cabo Verde). Cuenta además con la participación de expertos del Instituto de Investigación para el Desarrollo IRD (Francia) y de la Universidad de Hawái (Estados Unidos).

La campaña más extensa, a bordo de un barco de Hondarribia

La campaña de marcado en aguas africanas, que abarca la mayor extensión y número de marcas, se llevará a cabo a bordo del Aita Fraxku, barco de pesca de cebo vivo con base en Hondarribia (Gipuzkoa), lo que pone de manifiesto el interés de AZTI por colaborar con empresas vascas con el fin de que sus proyectos de investigación redunden en la economía local.

A bordo del Aita Fraxku y del resto de embarcaciones participantes se colocarán marcas convencionales (tipo spagethi) así como marcas electrónicas. La marca suele ser un dispositivo de plástico codificado que permite conocer la fecha y lugar del marcado. Se recogen datos biológicos (especie y talla), así como los datos de captura (fecha, hora y posición) del pez capturado y se le coloca la marca convencional en su lomo para ser devuelto de nuevo al mar. Cuando el pez es capturado de nuevo por otra embarcación, la información recogida se envía a ICCAT, donde es analizada en conjunto con todas las recapturas. De esta manera, la comparación entre la información inicial y la final ayuda a determinar variables como su crecimiento y migración, lo que resulta de gran interés para el sector científico y pesquero.

En este proyecto también se pretende usar marcas electrónicas más sofisticadas, equipadas con sensores de temperatura (tanto para medir la temperatura interna del animal como la externa del agua), luz y profundidad. Esta información se almacena en un microchip y permite estimar la posición exacta del pez y trayectoria recorrida una vez que  la marca es recuperada. Estas marcas se implantan de manera quirúrgica en la cavidad peritoneal y posibilitan un seguimiento detallado del pez. Para descargar la información archivada hay que enviar la marca a AZTI.

AZTI, centro de referencia internacional campañas de marcado de túnidos

AZTI es un centro de investigación de referencia mundial en campañas de marcado de atunes y otras especies. Su labor incluye el diseño, coordinación y desarrollo de campañas, además de los trabajos propios de marcado y liberación de ejemplares en el mar, que se completa con la posterior recogida y análisis de la información proporcionada por las marcas. Entre las campaña más relevantes en las que AZTI ha participado se encuentra la realizada en el Océano Índico en la que se marcaron 160.000 peces entre los años 2005 y 2007.

Posteriormente, entre 2012 y 2013, AZTI coordinó en colaboración con el IEO y la Universidad Politécnica de Valencia una campaña financiada por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) y dirigida a marcar atún rojo en la zona del Mediterráneo y Atlántico Oriental. En esta campaña, AZTI marcó y liberó en el mar a un total de 6.419 atunes. Además, AZTI ha coordinado el programa Markaketa (2001-2015), financiado por el Gobierno Vasco para el estudio de las migraciones de atún en el Golfo de Vizcaya. Dentro de este programa se marcaron más de 3.500 bonitos del norte y atunes rojos, de los cuales varios realizaron migraciones transatlánticas.

Pescando el nuevo continente…los residuos del mar

adolfo202

El barco-museo MATER realizara del 13 al 26 de Mayo la campaña “Pesca de Residuos” basada en la sensibilización ambiental sobre basuras marinas que estará presente en los puertos de Bilbao, Bermeo, Getaria y Pasaia.

El barco-museo Mater lanza por segundo año consecutivo la campaña “Pesca de Residuos”, patrocinada por el Departamento de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno Vasco y en colaboración con Azti, Greenpeace y Surfrider Foundation. El objetivo de esta campaña es concienciar a la ciudadanía de la problemática que tenemos actualmente con los residuos en el mar. Y no es para menos, ya que solamente en el Golfo de Vizcaya contamos con 50 millones de toneladas de desechos. Cabe destacar además, que los seres que viven en el ecosistema marino del cual dependemos todas las personas, se están alimentando de estos residuos, entre ellos, siendo el más abundante el plástico.

La pasada semana dio inicio a la campaña con la rueda de prensa a bordo del barco-museo MATER  situado estos días frente al Museo Marítimo Ría de Bilbao con la participación de representantes de las entidades colaboradoras y los voluntarios inscritos en esta campaña. Gobierno Vasco, AZTI, Greenpace y Surfrider España, así como, el Museo Marítimo Ria de Bilbao formaran parte en esta nueva campaña.

Dado que esta problemática nos incumbe a todos, desde Mater Museoa animan a toda la ciudadanía a participar en esta campaña, habiendo tres maneras de colaborar: Como Voluntario, convirtiéndose en pescador ecológico limpiando los mares; Siendo Participante de los talleres gratuitos organizados a bordo a pie de puerto en las localidades mencionadas (horario para grupos previa reserva); o como Navegante, navegando a bordo de puerto en puerto (tiene un coste de 50€/pax. por día, y es imprescindible apuntarse con antelación)

Las fechas en cada puerto serán las siguientes: Bilbao, del 13 de mayo al 17 de Mayo; Bermeo, del 18 al 22 de Mayo; Getaria, del 23 al 24; Pasaia, del 25 al 26 de Mayo.

En la propia página del museo (www.matermuseoa.com) se pueden consultar las actividades que se realizarán en los distintos días de la campaña. Para cualquier otra duda o información se puede contactar escribiendo a info@matermuseoa.com o llamando al 619 814 225.

El barco-museo MATER situado en Pasaia, es uno de los últimos atuneros de madera que se construyó en el País Vasco y uno de los únicos supervivientes en este tipo de material, en el cual se difunde el patrimonio marino y la pesca sostenible.

También se realizan actividades y talleres medioambientales, así como salidas al mar, estancias a bordo, visitas guiadas etc.

AZTI inicia la campaña Bioman para estimar la biomasa de anchoa en el golfo de Bizkaia

BIOMAN14_0194

  • Los científicos calcularán la población de anchoa mediante el método de producción diaria de huevos
  •  La anchoa es uno de los pilares de la economía del sector pesquero vasco y de todo el litoral cantábrico
  •  La campaña está financiada por el Gobierno Vasco y la Comisión Europea, y cuenta con la colaboración de la Secretaría General de Pesca

AZTI inicia una nueva campaña para estimar la población de anchoa en el golfo de Bizkaia. Un equipo formado por 15 investigadores partió ayer del puerto de Pasaia (Gipuzkoa) en los buques oceanográficos Ramón Margalef y Emma Bardán, con el fin de recorrer el área de reproducción de la anchoa y calcular su población mediante el método de producción diaria de huevos. La investigación está financiada por la viceconsejería de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco y la Comisión Europea dentro de la Regulación Europea de Muestreo de Pesquerías (Marco Europeo de Recopilación de Datos); y cuenta con la colaboración de la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que aporta el barco Emma Bardan.

Un total de doce investigadores de AZTI, a bordo del Ramón Margalef, se encargarán de recoger muestras de plancton, en el que se encuentran los huevos desovados por las anchoas. Esta labor se complementa con la que realizan los tres especialistas embarcados en el Emma Bardan, cuya función consiste en recoger ejemplares de anchoa adulta y calcular su fecundidad promedio; es decir, la media de huevos que produce cada hembra. La relación entre la cantidad de huevos encontrados en el plancton y la fecundidad promedio de las hembras permite a los expertos de AZTI estimar la biomasa de este recurso marino, considerado como uno de los pilares de la economía del sector pesquero vasco y de todo el litoral cantábrico. Los datos obtenidos servirán para, en conjunto con las aportaciones de otras instituciones a nivel internacional, elaborar el dictamen científico sobre los niveles de explotación de la anchoa, que a su vez permitirá a las respectivas autoridades de gestión establecer las medidas de gestión oportunas que garanticen la sostenibilidad de la actividad pesquera.

Cada vez que AZTI inicia una investigación relacionada con la biomasa de algún recurso pesquero, informa de su puesta en marcha a todos los agentes implicados en la cadena de valor del pescado analizado; como es el caso de la actual campaña Bioman o la campaña Trienal, anunciada en el mes de marzo y cuya finalidad consiste en calcular la población de verdel y chicarro. Estudios como los mencionados sitúan a AZTI en una posición de referencia internacional en la estimación de biomasas de especies pesqueras de alto valor comercial.

La campaña Bioman 2016 finalizará entre los días 24 y 27 de mayo y sus resultados se darán a conocer en el mes de junio. La presente campaña cuenta con una novedad, ya que por primera vez los investigadores recopilarán información sobre avistamiento de aves marinas, cetáceos y basuras flotantes.

Complemento con la campaña Juvena

 El estudio Bioman en primavera se complementa con la campaña Juvena en otoño, en la que los científicos de AZTI estiman la cantidad de juveniles de anchoa en aguas del Golfo de Bizkaia, que deberían convertirse en adultos al año siguiente. De esta forma, los técnicos pueden predecir la cantidad de anchoa que entrarán a formar parte de la población adulta al año siguiente y que sustentará la pesquería. Este cálculo sirve para efectuar recomendaciones de capturas admisibles de la especie (TAC analíticos) con la suficiente antelación.

Así, los resultados de la campaña Juvena 2015 confirmaron el buen momento en que se encontraba la biomasa de anchoa en el Golfo de Bizkaia, predicciones que se están materializando en las toneladas de anchoa que la flota vasca ya está capturando estos días.

El proyecto la salve Km0 desarrollado por AZTI permitirá que el 10% del mercado de cerveza en Euskadi sea Km0 en 2019

image-600x400

  • Se trata de una iniciativa que busca dar valor a lo local en todo su espectro mediante el impulso de los productores locales, creación de empleo, actividad económica e inversión en I+D
  • La cerveza es la bebida con contenido alcohólico con mayor impacto en la economía gracias a los ingresos recaudados a través de los impuestos que gravan su consumo y a los empleos generados en torno al sector cervecero y hostelero
  • El desarrollo de este producto se enmarca dentro del compromiso de LA SALVE con la generación de riqueza y empleo en el entorno. El objetivo es que todas sus variedades sean km0
  • El proyecto es un nuevo ejemplo de colaboración con empresas privadas de AZTI, que se enmarca dentro uno de sus objetivos estratégicos: dinamizar nuevos negocios que se instalen en Euskadi

 Por su compromiso con lo local y con el respeto al medio ambiente, se trata de la principal iniciativa del acuerdo de colaboración en materia de innovación y desarrollo firmado por ambas entidades hace un año. El proyecto se marca como objetivo que el 10% de la cuota de mercado que LA SALVE tiene como objetivo vender en 2019 se elabore con materias primas y componentes locales, con su consiguiente repercusión para la economía local.

Además de generar empleo y riqueza en el entorno, este producto innovador tiene como fin disminuir el impacto ambiental del producto, fomentar el consumo medioambientalmente responsable mediante el uso de materias primas locales de calidad acortando distancias entre producto y consumidor final, acceder a nuevos mercados donde el cliente está sensibilizado con el consumo de productos de proximidad. El objetivo de LA SALVE es que, una vez se desarrolle el producto, todas sus variedades sean cervezas km0.

Tal y como ha explicado Eduardo Saiz Lekue, socio-fundador de LA SALVE “la cerveza es la bebida con contenido alcohólico con mayor impacto en la economía y un gran arraigo asociada a un consumo moderado y al encuentro social, lo que pone de relieve su fuerte vínculo con la hostelería, que también es tractora de la economía”. Saiz Lekue ha señalado que “según un informe de la Asociación de Cerveceros de España, el mercado de la cerveza en España representaba en el año 2014 el 1,4% del PIB y daba empleo a más de 257.000 personas (en torno a 20.900 puestos de trabajo son atribuibles a los sectores abastecedores, de los que más del 22% corresponde a la agricultura)”. Otro dato que avala la importancia del sector de la cerveza es que supone una cuarta parte de la facturación de los establecimientos hosteleros y llega a un 40% en el caso de los locales con menos de 10 empleados.

Tal y como se desprende del citado informe, en la zona de influencia de LA SALVE las ventas en el 2014 fueron el 7,3% de las ventas totales del Estado. “Estamos hablando de que el 10% de ese 7,3% de las ventas de cerveza de España de cumplir nuestros objetivos de ventas para el 2019 y poniendo en marcha el proyecto de km0 se podría producir en Euskadi y con materias primas y componentes del entorno”, apunta Eduardo Saiz Lekue.

El socio-fundador de LA SALVE destaca que “actualmente el centro productivo de cerveza de gran volumen más cercano a Euskadi se encuentra en Burgos, y respecto a la materia prima más importante, el lúpulo, las plantaciones más cercanas están en León”. Saiz Lekue afirma que “el objetivo de nuestro proyecto pasa por activar el conjunto de agentes para traer al entorno toda la cadena de producción de cerveza, y generar riqueza y valor”.

LA SALVE comercializó en 2015 un total de 200.000 litros, una parcela de mercado ganada a los seis grandes grupos del Estado y su objetivo es, desde ese liderazgo local, contribuir a que el mercado cervecero vasco crezca y se desarrolle como generador de valor local. Esta activación del sector en Euskadi, integrando a otros cerveceros locales, supondría que además del 10% de cuota de mercado marcado como objetivo por LA SALVE se podría alcanzar hasta el 12%.

Un producto diferenciado y más sostenible

Leire Barañano, directora de Valor AZTI, ha señalado que “el resultado del proyecto será la obtención de un producto diferenciado en el mercado por ser más sostenible en sus tres vertientes: menor impacto ambiental, un producto socialmente más justo y un producto económica más rentable”.

El menor impacto ambiental se debe a que se reducirá la emisión de los gases de efecto invernadero asociados al transporte de materias primas, y a que disminuirá la generación de residuos asociada a los envases durante su transporte. La cerveza km0 será un producto socialmente más justo,  ya que se consumen materias primas de proximidad con lo que se apoya la economía de la zona, y se favorece un consumo más responsable con el entorno. Se trata igualmente de un producto económicamente más rentable, porque va a permitir a LA SALVE acceder a nuevos mercados de consumidores que cada vez están más concienciados sobre los alimentos que consumen”.

LA SALVE km0 busca dar valor a lo local en todo su espectro: impulso de los productores locales, creación de empleo, actividad económica, inversión en I+D, etc. Se trata de un proyecto que para AZTI se enmarca dentro uno de sus objetivos estratégicos, como es la dinamización de nuevas iniciativas en el sector alimentario; mientras que para LA SALVE supone situarse en la línea de la corriente europea que apoya la comercialización de las cadenas cortas y que pretende acercar el productor al consumidor, con el fin de hacer un negocio más sostenible en sus tres vertientes: social, económica y ambiental.

Futuro próximo: la fábrica

2016 será el año en que la fábrica de LA SALVE eche a andar. LA SALVE necesita de una fábrica con una capacidad anual inicial de producción de 2.000.000 de litros anuales y que pueda crecer hasta los 8.000.000 de litros, aumentando tanques de fermentación y guarda. El proyecto contempla una fábrica con sala de cocción de accionamiento manual, control de temperaturas automático, tanques de fermentación, guarda cilindro-cónicos, sin filtración de cervezas y con envasado en botella y con posibilidad de filtración estéril previo al envasado.

Además, hará falta espacio para generar un conjunto de recursos como el museo de la cerveza, y en colaboración con AZTI, el instituto de la cerveza y una zona de cata y degustación. Elementos de valor para que convertirán la fábrica LA SALVE en un centro de visitas para la población y para los turistas; un espacio que desarrolle el vector cultura de forma radical, unido a la actividad cultural del entorno.

El presupuesto inicial para hacer la fábrica para un volumen anual de 2.000hl es de 2.000.000€ y los puestos de trabajo directos para el arranque se estiman en 25 y los indirectos de distribución en 15. “Nuestro objetivo es generar riqueza, empleo, fortaleza económica y proyección de la marca asociada a una marca de relieve como es Bilbao-Bizkaia”, ha puntualizado Eduardo Saiz Lekue.

Innovación en el sector alimentario

En el contexto actual es más necesario que nunca recurrir a la innovación para crecer, innovación enfocada a ganar penetración a través de la búsqueda de nuevos momentos de consumo. La alimentación es un sector formado sobre todo por micro pymes, por lo que, según Barañano, “resulta necesario sumar y colaborar en crear valor y en competir en valor añadido. La competitividad basada sólo en la eficiencia es una estrategia de corto recorrido y limitada”. “Sólo la combinación de eficiencia y generación de valor puede garantizar la sostenibilidad del sector alimentario, su crecimiento, liderazgo internacional y que el sector continúe siendo estratégico por su contribución a la economía y al empleo”, ha añadido.

Para AZTI es un objetivo estratégico el dinamizar nuevos negocios que se instalen en Euskadi y transformar la ciencia en valor y riqueza para la sociedad presente y futura. La cadena de valor de la alimentación en Euskadi integra elementos como la gastronomía y restauración, reconocidos mundialmente, y este proyecto con LA SALVE le brinda la oportunidad de estructurar un sector en todos sus eslabones para, desde la colaboración transversal de toda la cadena, dar respuesta a las necesidades futuras que demanda la sociedad. Es una oportunidad para crear nuevos productos, más eficientes y sostenibles, generar nueva actividad industrial, nuevos modelos de negocio y atraer inversión y turismo internacional.

 

Tendencias, estrategia y retos del sector de la alimentación

Imagen1

El sector de la alimentación tiene una gran oportunidad de crecimiento pero necesita adaptarse continua y rápidamente a los cambios del entorno, con competidores globales, presión cada vez mayor sobre las materias primas, en un entorno de guerra por el precio en la distribución y con un consumidor cada vez más exigente en prestaciones y menos fiel a las marcas. En este escenario, la clave es innovar en todas las áreas. La innovación en producto es sólo una más y no la trascendental para tener éxito comercial y garantizar la sostenibilidad de las empresas y explotaciones.

En el contexto actual es más necesario que nunca recurrir a la innovación para crecer, innovación enfocada a ganar penetración a través de la búsqueda de nuevos momentos de consumo. La alimentación es un sector formado sobre todo por micropymes, por lo que resulta necesario sumar y colaborar en crear valor y en competir en valor añadido. La competitividad basada sólo en la eficiencia es una estrategia de corto recorrido y limitada. Sólo la combinación de eficiencia y generación de valor puede garantizar la sostenibilidad del sector alimentario, su crecimiento, liderazgo internacional y que el sector continúe siendo estratégico por su contribución a la economía y al empleo.

1.    Tendencias:

  • Demográficas: La población mundial crece, en 2050 habrá 9.000 millones de habitantes, principalmente en Asia. Por tanto, las respuestas que tenemos que dar son diferentes y este escenario hay que entenderlo en clave de oportunidad. En nuestro entorno inmediato tenemos una población que envejece, que es más longeva, por tanto sus requerimientos y exigencias son cambiantes y cada vez más exigentes, ya que son consumidores más informados. El concepto salud emerge con una fuerza cada vez mayor, vinculado al trinomio alimentación-nutrición-salud.
  •  Evolución científico-tecnológica: Somos capaces de producir más, mejor, a menor coste y con mejor calidad. La competencia en estos momentos se está centrando en talento y capacidad científico-técnica. Si competimos en precio, siempre podrá hacerlo mejor un asiático o un africano. Hay que tener en cuenta que estamos en un mundo globalizado donde cualquiera puede dar respuesta y proveer en cualquier parte.
  • Oportunidades: La alimentación es un sector con garantía de seguir creciendo hasta el año 2050. La demografía, la renta, el poder adquisitivo crece y la riqueza global están creciendo; y en cuanto crece el nivel de vida de un país, su sociedad demanda una diferente forma de alimentación. Así pues, los países más avanzados debemos proponer soluciones a aquellos que lo están menos. Para el año 2050 se necesitará incrementar la producción en un 70% para satisfacer la demanda. Es una oportunidad tanto en cantidad como en producto, en cuanto a dar respuesta a cada uno de los mercados según sus demandas. La tecnología y la ciencia están evolucionando rápidamente y no solo en cuanto a producción primaria. El reto que tenemos como sector alimentario es ser capaces de producir más, con más calidad y más barato en las etapas de producción, elaboración y transformación. Todas las fortalezas y oportunidades residen en la I+D+i.
  • Fortalezas: La alimentación es un sector de alta cualificación reconocida en seguridad, calidad y trazabilidad, entre otros factores. Hay que poner en valor que contamos con productos de calidad, grandes procesos y tecnología y gran capacidad industrial.
  • Debilidades: la extensa regulación -europea, nacional, autonómica, e incluso regional- que dificulta la competitividad frente a terceros países. Tamaño reducido de las empresas y descenso de la población

2.    Estrategia:

  • Innovación: desde ciencia pura hasta desarrollo en todo su abanico, no solo en procesos y productos sino en nuestras relaciones con todos los stakeholders.
  • Eficiencia y mejora en competitividad: La innovación y la eficiencia demandan un punto clave: el tamaño. Las empresas de pequeño tamaño no tienen capacidad para destinar recursos económicos, técnicos ni humanos, para destinar a la innovación, a la eficiencia ni a la búsqueda de nuevos mercados. Necesitamos masas críticas para abordar diferentes proyectos. Este es el gran reto como sector alimentario y donde las fórmulas colaborativas van a jugar un papel muy relevante.

3.    Retos:

Dotación de talento: Sin talento no se puede hacer nada. Hay que desarrollar redes y colaboraciones para acceder al talento que está fuera.

Crecimiento de la producción: Estamos en un entorno donde los recursos naturales son cada vez más escasos y caros. El sector alimentario también tiene que mejorar su relación con el entorno, reducir el despilfarro y el desperdicio, mejorar la gestión del agua y la energía.

Condiciones de competitividad-eficiencia: El sector debe buscar la eficiencia en procesos y sistemas, la optimización de los consumos y de los recursos y profundizar en la fabricación 4.0.

Desarrollo de mercados: Debemos determinar dónde queremos ser proveedores preferentes, dónde queremos ejercer una posición relevante y dónde podemos tener una cuota de mercado determinada, que nos permita influir en el consumidor.

La apuesta de futuro es alimentación saludable para la población sana

Frente a un 20% de la población que padece alguna enfermedad, existe un 80% que está sana y que es cada vez más consciente de que su salud depende de lo que come. “La apuesta de futuro es alimentación saludable para la población sana”. La alimentación es una innovación continua que ha transformado sociedades, la forma de ser de las personas, y que ha producido excelentes oportunidades de negocio.

 

AZTI reconocida como A de Oro por su Modelo de Gestión Avanzada y de Excelencia


aorolhk1

Euskadi, liderado por el Gobierno Vasco, ha apostado por ser un país avanzado y socialmente justo. Por eso y porque el progreso requiere ideas, existe AZTI.

La sociedad, y el bienestar de las personas, son y han sido desde los inicios de AZTI el foco en el que hemos querido centrar nuestra contribución de valor. Las instituciones y las empresas dispuestas a asumir desafíos, no son para AZTI sólo clientes: son nuestra extensión para poder crear impacto positivo en la sociedad. Por todo ello, dinamizar el tejido industrial, crear estados de opinión y provocar cambios en la sociedad para que sea más justa y sostenible forman parte de nuestra Misión.

No olvidamos en este camino de la innovación nuestras raíces, y porque es necesario conocer para transformar, actuamos globalmente para crear riqueza y bienestar localmente. El desplazamiento de la economía y sobre todo del conocimiento  fuera de Europa transformará el mundo que conocemos. Cada vez será más complicado ser una referencia en el mundo, especialmente, en el ámbito de la ciencia y la tecnología. Por ello y a pesar de ello, AZTI seguirá apostando por la especialización como vía en la que pueda mantenerse como una referencia mundial. Ser una referencia mundial es algo muy difícil y serlo dentro de diez años lo será más.

Las palancas en las que nos apoyamos para conseguir estos resultados son tres: En primer lugar, la definición de un modelo de negocio adecuado y un modelo de gestión avanzada que permita desarrollarlo. En segundo lugar, y sin lugar a dudas un elemento diferenciador e indispensable, las personas que lo comparten y que se comprometen con su implementación día a día. Por último, condición imprescindible,  la necesaria solidez financiera que lo soporta.

El camino de la excelencia es, evidentemente, también el camino de la exigencia. A medida que avanzas por esta vía descubres que son cada vez más las oportunidades de mejora que se presentan, y la exigencia, tanto  en lo personal como en lo colectivo se hace también mayor. Frecuentemente ello conduce a la insatisfacción, pero de igual forma es cierto que cuando miras con retrospectiva  los avances realizados descubres que es el camino correcto: un camino que hemos recorrido como equipo, en el que hemos soñando juntos metas que parecían imposibles y que hemos logrado hacer realidad.

Como sociedad y como País tenemos grandes retos, desafíos que parecen imposibles: el envejecimiento saludable, la protección de los recursos naturales y el cambio climático entre otros. Pero desde ahora quiero trasladaros que todas las personas que hacemos AZTI vamos a ayudar a la sociedad vasca  a superarlos, porque juntos no tenemos límites.

La campaña JUVENA 2015 pronostica un reclutamiento de anchoa alto para 2016

  • La biomasa estimada supone el tercer valor máximo de la serie que se viene realizando desde el año 2003 
  • La buena situación de la biomasa de anchoa juvenil es una garantía para la continuidad de la actividad pesquera y para el impacto económico en la zona costera

Los resultados de la campaña científica JUVENA 2015 estiman en unas 462.000 las toneladas de anchoa juvenil presentes en el golfo de Bizkaia durante el mes de septiembre, toda ella nacida en la pasada primavera. La biomasa estimada supone el tercer valor máximo de la serie que la campaña JUVENA viene realizando desde el año 2003. Estos resultados nos sitúan ante un positivo escenario de cara a la costera de la anchoa de 2016. La buena situación de la biomasa de anchoa juvenil es una garantía para la continuidad de la actividad pesquera y para el impacto económico en la zona costera gracias a la actividad desarrollada por la industria conservera y alimentaria relacionada con esta pesquería que genera más de 3.500 empleos en el mar y en tierra.

Desde el pasado año se ha modificado la evaluación del ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) de la estima de anchoa del Golfo de Bizkaia. El nuevo índice incluirá la estima de JUVENA como fuente adicional de información a los resultados de las campañas de primavera BIOMAN –realizada por AZTI- y PELGAS –desarrollada por el Instituto francés de Investigación para la Explotación del Mar (IFREMER).

La campaña JUVENA 2015, que se desarrolló entre el 30 de agosto y 30 de septiembre, tiene como objetivo el estudio de la anchoa juvenil en el golfo de Bizkaia, y la caracterización de las condiciones ambientales para poder predecir la cantidad de biomasa juvenil que alcanzará la edad adulta al año siguiente.

Un pan para mantener a raya el colesterol by #azti

 

pancolesterolDoscientos. Este número es la barrera entre la tranquilidad y el riesgo. Lo sabe bien quien se haya hecho un análisis de sangre en el último año y lo haya rozado: «Está usted en el límite. Tiene que cuidarse», habrá escuchado en la consulta. Y da igual si tiene 30, 50 u 80 años. Con doscientos miligramos de colesterol por decilitro de sangre llega el momento de mirar con otros ojos nuestro plato: estamos comprando papeletas para sufrir algún accidente cardiovascular. «La mitad de la población supera esa cifra», advierte Pedro Mata, presidente de la Fundación Hipercolesterolemia Familiar. No es de extrañar, por tanto, que la preocupación por mantener una dieta saludable haya aumentado entre los ciudadanos de a pie y, también, en la industria alimentaria.

El sector empezó hace años a ofrecer versiones más saludables de algunos productos. Eliminar las grasas ‘trans’ y reducir el contenido de azúcar y sal fueron los primeros pasos. Luego llegó la sustitución de las harinas blancas por las integrales. Y ahora estamos en el momento de añadir ingredientes de origen natural que nos ayuden a regular nuestros niveles de glucosa, grasa… Mata los llama «alimentos funcionales». En el caso del colesterol, los más conocidos son los productos lácteos que incluyen esteroles vegetales. Pero no son los únicos. Ahora también el pan puede ayudarnos.

Hace dos años y medio,  Azti empezó a desarrollar una masa diferente. Querían obtener un pan de trigo con efectos beneficiosos para el colesterol. Tenían que jugar con la formulación e incluir un nuevo ingrediente «en la proporción adecuada», el betaglucano de avena. Pese a tener «un nombre tan raro», se trata de un producto «natural» que incluye este cereal, explica la investigadora Leire Barañano. Se trata de «un tipo de fibra que impide la absorción del colesterol de forma parcial», explica el presidente de la Fundación Hipercolesterolemia Familiar. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria lo refrenda: un consumo de tres gramos al día basta para ayudarnos a mantenerlo a raya.

36 kilos al año

Durante estos treinta meses aproximadamente, un equipo multidisciplinar ha estado «investigando y haciendo pruebas de todo tipo» para obtener el producto, al que no solo se le pedía ser bueno, sino estarlo. «Lo sensorial es muy importante porque si algo no nos gusta, lo dejaremos de tomar», apunta Barañano. Además, se enfrentaba a un alimento «de consumo masivo»: cada español dio cuenta el año pasado de 36 kilos de pan y dedicó a ello un 5,7% del gasto total de su hogar en alimentación, según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Cuatro científicos «a tiempo completo» se han dedicado a desarrollar este nuevo producto y seis más han participado en algún punto del proceso. Se han necesitado expertos en el área de la nutrición y la formulación, pero también en el de fabricación. «El objetivo era desarrollar un pan que luego se pudiera hacer a escala industrial», precisa la investigadora. Es decir, una vez que se consiguió una masa con betaglucano de avena, se horneó y se obtuvo un pan «sabroso», se probó si era posible su «escalado industrial». Y, como con todo, «hubo que hacer pequeños ajustes» hasta dar con la fórmula mágica.

El próximo jueves será su estreno. Los supermercados Eroski y Caprabo pondrán a la venta este pan, cuya masa elabora la empresa Okin, y «que se hornea en tienda». Será un envase de tres panecillos de 70 gramos cada uno que costará 1,20 euros en total. Entre los tres, suman la ración diaria recomendada de betaglucano de avena para obtener beneficios sobre el nivel de colesterol, y están pensados para distribuirlos en las tres principales comidas: desayuno, almuerzo y cena. A la vista, es un pan normal. Y en boca «es esponjoso, con buena textura… Y te lo digo yo, que soy muy panera», apunta Barañano. Además, lo pueden consumir aquellos que no tienen el colesterol alto. Ahora bien, desde la Fundación Hipercolesterolemia Familiar recuerdan que controlar nuestro colesterol no depende solo de la dieta, también tenemos que movernos. «Caminar 30 minutos al día es suficiente», recomienda su presidente. Y ojo, «hay que hacerlo de lunes a domingo».

EN CIFRAS

Lo que significa. Tener el colesterol alto nos pone en situación de riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular (un infarto, un ictus, una trombosis…).

Un mal muy extendido. La mitad de la población supera los 200 miligramos por decilitro de sangre, que es el límite máximo que los médicos consideran saludable.

Dieta y deporte. De esa mitad de la población, solo un 20% supera los 250. El resto tiene los niveles entre 200 y 240, lo que supone un riesgo «moderado» y más margen para poder reducirlo con un cambio de dieta y deporte.

Alimentación Saludable y Sostenible: un gran reto, una gran oportunidad para Euskadi

La alimentación es una cadena de valor con alcance desde el sector primario al terciario y transversal hacia otros sectores económicos. En su sentido más amplio -incluyendo producción primaria, industria alimentaria, comercio alimentario, restauración y colectividades, turismo gastronómico y transporte alimentario- representa el 10,56% del PIB vasco y da empleo directo en Euskadi a 96.000 personas. El 21% del turismo que visita nuestra tierra lo hace por motivos gastronómicos, y quienes nos visitan contribuyen a la notoriedad internacional de la marca Basque Country como referencia internacional en valores de  calidad e innovación. Pero el sector de la alimentación se enfrenta a importantes retos y tenemos que ser capaces de consolidar nuestro ecosistema en alimentación, de referencia internacional hoy en día pero con posibilidades de alcanzar un liderazgo todavía mayor.

Con estas referencias podemos afirmar que la alimentación es un sector estratégico para la economía de Euskadi y, por tanto, debemos estar muy atentos a las tendencias globales que van a condicionar su desarrollo. El aumento de la población mundial y del poder adquisitivo de los consumidores en las economías emergentes implicará una mayor demanda de alimentos y un encarecimiento de las materias primas, lo que dificultará la competitividad basada en eficiencia. En el caso de Europa y Euskadi, el volumen de consumidores se estanca, el número de ingestas dentro del hogar no crece y la marca de la distribución es la principal vía para llegar al mercado del retail. En consecuencia, la penetración es la única palanca para crecer y ofrecer más momentos de consumo al cliente.

Las tendencias apuntan tres elementos para tener en cuenta: el precio seguirá siendo el factor más determinante y continuaremos en la ‘Era de lo Barato’, habrá mas hogares pero con menos personas, se homogeneizarán los habitos de consumo porque todos tenemos menos tiempo para comprar y cocinar, cada vez se prepararán más comidas en casa con el fin de consumirlas en el lugar de trabajo.

Estamos evolucionando desde la comida tradicional de la familia a una comida dirigida satisfacer las necesidades de la dieta de los miembros individuales. Cada hogar tiene personas con diferentes necesidades nutricionales, diferentes problemas de intolerancias alimentarias o de alergias. Estamos ante la punta de iceberg de lo que nos va a llegar: la personalización de la dieta.

Las personas hemos tomado una mayor concienciación de que la dieta resulta clave para sentirse bien y que es necesario cuidarse desde edades cada vez más tempranas. Las personas somos también conscientes de que la dieta debe adecuarse las necesidades de cada miembro de la unidad familiar. La sociedad está demandando, en definitiva, la personalización de la dieta para cuidarse desde jóvenes y dar respuesta al envejecimiento con nuevos alimentos con aportaciones nutricionales adecuadas a cada momento de la vida.

La ciencia tiene ante sí un gran reto y resulta necesario un gran esfuerzo en investigación para comprender las relaciones entre dieta y salud. Comprender la función del cerebro en relación con la dieta, entender los efectos dietéticos sobre la función inmune e intestinal, comprender la relación entre la dieta y la función metabólica (la obesidad y los trastornos metabólicos asociados) y, no menos importante, entender el comportamiento de los consumidores en relación con la salud, la nutrición y las intolerancias y alergias. Se trata sin duda de una de las grandes prioridades que tiene el sistema de innovación, en el que AZTI lleva trabajando desde hace más de diez años, colaborando con la investigación sanitaria y también con empresas de colectividades, que aportan, sólo en Euskadi, unos 150.000 menús/día a colegios, residencias y comedores colectivos de empresas.

La alimentación de colectividades es un mercado creciente, generador de empleo y valor añadido, con una importante capacidad de tracción de la cadena de valor, especialmente del sector primario y que apuesta por los productos locales de calidad. Se trata de una actividad que cuenta, además, con una cadena de custodia de las más seguras del mundo, que garantiza la seguridad e inocuidad de los alimentos. Estamos ante una gran oportunidad que el sector alimentario vasco no puede dejar pasar.

La cadena de valor de la alimentación en Euskadi integra elementos como la gastronomía y restauración, reconocidos mundialmente. Tenemos la oportunidad de trabajar juntos, de estructurar una sector en todos sus eslabones para, desde la colaboración transversal de toda la cadena, dar respuesta a las necesidades futuras que demanda la sociedad. Tenemos que ser capaces de dar respuesta a la dieta personalizada que precisamos las personas y cubrir otras demandas de los consumidores, como limpieza, facilidad de preparación y que además los alimentos estén ricos y sean saludables. Es una oportunidad para crear nuevos productos, ser más eficientes y sostenibles, generar nueva actividad industrial, nuevos modelos de negocio y atraer inversión y turismo internacional.

El sector de la alimentación tiene una gran oportunidad de crecimiento, pero necesita adaptarse rápidamente a los cambios del entorno, con competidores globales, presión cada vez mayor sobre las materias primas, en un entorno de guerra por el precio en la distribución y con un consumidor cada vez más exigente en prestaciones y menos fiel a las marcas. En este escenario, la clave es innovar en todas las áreas. La innovación en producto es sólo una más y no la trascendental para tener éxito comercial y garantizar la sostenibilidad de las empresas y explotaciones.

El estancamiento del número de habitantes hace más necesario que nunca recurrir a la innovación para crecer. La innovación debe enfocarse ahora en buscar nuevos momentos de consumo. La alimentación es un sector formado sobre todo por micropymes, por lo que resulta necesario sumar y colaborar en crear valor y en competir en valor añadido. La competitividad basada sólo en la eficiencia es una estrategia de corto recorrido y limitada. Sólo la combinación de eficiencia y generación de valor puede garantizar la sostenibilidad del sector alimentario, su crecimiento, liderazgo internacional y que el sector continúe siendo estratégico para Euskadi por su contribución a la economía y al empleo.